Una mujer ahorcó a su hijito de 11 años porque lo encontró usando su celular

08/07/2020

Una mujer ahorcó a su hijito de 11 años porque lo encontró usando su celular

Alexandra Dougokenski acudió a la Policía y denunció la desaparición de su hijo de 11 años en el municipio brasileño de Planalto. Las autoridades hallaron diez días después el cuerpo sin vida del menor en una gran caja de cartón en el garaje de una casa cercana. Tras los interrogatorios, la mujer confesó que mató a su hijo porque lo encontró tarde usando su celular.

Una mujer fue acusada el 2 de julio pasado por haber estrangulado a su hijo en Rio Grande do Sul, Brasil. Alexandra Dougokenski, quien asesinó a su hijo de 11 años, Rafael Mateus Winques, presentó testimonios falsos durante toda la investigación, hasta que finalmente admitió haber matado a su hijo, “porque aún estaba despierto a las 3 de la mañana”, publica Diario Jornada.

Los delitos por los que se la acusa son homicidio calificado, asfixia, imposibilidad de defender a la víctima, ocultamiento de cadáver y falso testimonio. La pena podría ascender hasta los 38 años de prisión.

Según publicó el portal G1, recién hace 10 días Alexandra, de 33 años y madre de Rafael y otro joven más, confesó haber matado a su hijo el 15 de mayo pasado en Planalto, al norte del estado de Rio Grande do Sul. Anteriormente, y ante las autoridades, Alexandra había dicho que había asesinado a su hijo “sin querer” con dos pastillas de diazepam.

Sin embargo, la autopsia del pequeño indicó queRafael murió por asfixia mecánica.

Los hechos

A mitad de mayo Alexandra Dougokenski acudió a la Policía y denunció la desaparición de su hijo de 11 años en el municipio brasileño de Planalto.

Las autoridades hallaron diez días después el cuerpo sin vida del menor en una gran caja de cartón en el garaje de una casa cercana.

Con la investigación en marcha, la mujer de 33 años se quebró y confesó que “ya no podía vivir con la mentira”.

Sin embargo, primero contó que había administrado píldoras para dormir a su hijo y que la muerte fue causada por una sobredosis.

Más tarde, cuando los forenses detectaron los signos de asfixia en el cadáver, Dougokenski relató que, al despertarse por la madrugada, fue a la habitación del niño y lo encontró todavía despierto jugando con su teléfono celular.

En ese momento, la madre se enfureció, perdió el control y tomó una soga con la que estranguló a su hijo.

Según Dougokenski, cubrió la cabeza del nene con una bolsa y sacó el cuerpo de la habitación para ocultarlo.

“Rafael estaba agitado y se dormía a alrededor de las 3 de la mañana. No me detuve a pensar por qué hice eso”, declaró la acusada, asegurando que actuó sola.

De acuerdo con el encargado de la investigación del Departamento de Homicidios, Eibert Moreira Neto, la acusada tiene un comportamiento perfeccionista y metódico, y esto (asociado con el hecho de que Rafael estaba entrando en la etapa de la adolescencia) causó que la madre perdiera el control, informó Diario Gaucho.

La mujer quedó detenida y acusada de asesinato intencional, además de entrega de información falsa a la Policía y ocultamiento de un cadáver, delitos por los que enfrenta hasta 30 años de prisión

Un dato estremecedor se sumó al asesinato, cuando trascendió que los investigadores encontraron una tarea escolar en donde los alumnos debían completar la frase: “Mi madre es…”, y Rafael escribió:”Maravillosa”.

Compartí