Un empleado echó a los golpes a tres ladrones que intentaron robar el local

13/01/2022

Un empleado echó a los golpes a tres ladrones que intentaron robar el local

Las imágenes quedaron captadas en un video; el encargado del local salió a perseguir a los delincuentes en su motocicleta

Un empleado de un local de indumentaria del barrio porteño de Palermo enfrentó este martes por la tarde a tres delincuentes y frustró un intento de robo a partir de golpes, piñas y patadas. Las imágenes del hecho trascendieron este miércoles y generaron gran impacto en las redes sociales.

El episodio ocurrió cerca de las 17:30 en un negocio ubicado en Arévalo al 1700. Según el registro de las cámaras de seguridad, muchachos de remera y short con barbijos puestos comenzaron a acercarse hacia el sector de la caja, y cuando el empleado se aproximó a su encuentro, uno de ellos amagó a mostrar lo que sería un arma.

A partir de esa secuencia, se inicia una fuerte pelea entre Lucas,el empleado del comercio, y los delincuentes, que intentaban reducirlo para concretar el robo. Incluso, un amigo del joven, que se encontraba sentado, se vio envuelto en el hecho y participó de la gresca.Un empleado de un local frustró un robo en Palermo con puños y patadas

“La cuadra estaba muy tranquila. Con el calor que hizo ayer, había muy poca gente en la calle. Yo estaba con un amigo y, de repente, aparecieron estos tres muchachos. Enseguida me di cuenta por dónde venía la mano y salí rápidamente detrás del mostrador para tratar de frenarlos”, aseveró Lucas al canal TN.

Y profundizó: “Ahí me tiran una mano, me pegan de costado en el labio, y le pegan a mi amigo que estaba sentado en una banqueta y se quedó en shock. A él lo golpearon un poco más que a mí: tiene el ojo hinchado”, sostuvo. Y agregó: “Reaccioné sin pensar porque quise defender el espacio. Son situaciones que no podés ensayar”.

Luego de retirar a los delincuentes del local, el encargado del comercio recibió nuevos golpes en la vereda que lo dejaron tendido en el piso. Fue en ese momento que los ladrones aprovecharon para escapar y Lucas los persiguió en su motocicleta.

“Estaba desconcertado, pero me subió la adrenalina y salí a buscarlos. Al final terminé encontrando a uno de ellos en una plaza que está acá a un par de cuadras”, relató. Y añadió que, mientras llamaba a los gritos a la policía, el malhechor le entregó su celular para que lo dejara de perseguir. “Te dejo mi celular, pero no me sigas más. Por favor, loco, ya fue, yo no fui el que te pegó”, fueron las palabras del delincuente, según Lucas.

El encargado le regaló ese celular a un cartonero que le ofreció agua para limpiarse luego de verlo lastimado en la cara. Hubo, antes de eso, algo que lo inquietó. Dijo que se realizó una llamada a ese número y que cuando atendió provenía de una cárcel.

Según trascendió, hasta el momento no hay detenidos.

Fuente: LA NACION

Compartí