Trump acusa a China, que se plantea un contraataque y aparece la soja en escena

19/04/2020

Trump acusa a China, que se plantea un contraataque y aparece la soja en escena

Complicadísimo en su anhelo reelectoral, Donald Trump inició una nueva ofensiva conspiranoica -tan afín tanto a la extrema derecha como a la extrema izquierda- acerca de cómo China experimentó en un laboratorio el nuevo coronavirus y lo manipuló en forma irresponsable. Esto fue desmentido por China, donde ahora se plantean no colaborar más con el gobierno federal estadounidense y sólo venderle insumos y equipos a los estados. Pero también se habla del cupo de soja comprometido en la Fase 1 del acuerdo entre USA y China.

El jefe del Instituto de Virología de Wuhan, ciudad origen de la pandemia de coronavirus, ha desmentido categóricamente que la enfermedad comenzara en sus laboratorios, insinuaciones formuladas este sábado 18/04 por el presidente de USA, Donald Trump.

“De ninguna manera este virus ha salido de nosotros”, dijo el investigador Yuan Zhiming a la cadena china CGTN. “Sabemos perfectamente la clase de investigaciones que hacemos y cómo gestionamos tanto nuestros virus como nuestras muestras”.

Yuan Zhiming ha asegurado que no se tiene constancia de contagios entre su personal y que, aunque entiende que la gente “saque conclusiones precipitadas”, es muy peligroso “engañar deliberadamente a la gente”. Asimismo, el científico ha desmentido que el virus tenga origen artificial o sintético. “No hay prueba alguna que lo demuestre”, ha manifestado.

Sus comentarios llegan un día después de que el presidente Donald Trump afirmara que la idea de que el virus podría haber comenzado en un laboratorio de Wuhan le resultara plausible. “Parece tener sentido”, dijo en rueda de prensa.

El Presidente estadounidense también advirtió a China de las posibles consecuencias si se comprueba que conocía los riesgos que entrañaba el coronavirus. “Si fue un error, un error es un error. Pero si fueron responsables a sabiendas, entonces habrá consecuencias”, ha expresado.

Trump criticó la actuación de China y aseguró que el número de muertos por coronavirus en el país asiático es “mucho más alto” que en el país estadounidense, después de que las autoridades de Wuhan revisaran al alza la cifra de fallecidos a causa de la enfermedad.

Pero en China abunda el enojo acerca de los dichos de Trump porque ese enfoque hasta ahora nunca había tenido nombre y apellido, sólo rumores en redes sociales.

En Global Times, diario en inglés del grupo Diario del Pueblo, del Partido Comunista Chino, fue publicado un comentario editorial con la firma de Hu Xijin:

“El gobierno federal de USA es demasiado agresivo con China. El presidente Donald Trump y los miembros de su gabinete y altos funcionarios han intensificado sus esfuerzos para calumniar a China. Y China necesita tomar las acciones necesarias y expresar su fuerte insatisfacción.

Mi consejo es enfocar la cooperación anti epidemia entre China y China en los estados de USA, y darle al gobierno federal un hombro frío. 

Específicamente, China debe cumplir con las órdenes de compra de materiales médicos de emergencia que realizan los estados de USA, y no atender los requerimientos que realice la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) del Departamento de Seguridad Nacional de USA. Este es un precio que la Administración Trump debe pagar.

Según los informes, FEMA ha estado luchando por suministros médicos en el extranjero con varias autoridades de estados de USA y varias veces hizo fracasar sus órdenes, lo que ha provocado un descontento generalizado en USA.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, a fines de marzo acusó a FEMA de impulsar una guerra de ofertas al estilo “eBay” con los estados. Y un informe de National Public Radio el miércoles también enumeró las quejas y la furia de muchos estados en FEMA.

De ninguna manera deberíamos dejar que Washington DC sienta que China es una cacería posible. A medida que se avecina la elección de noviembre, están convirtiendo a China en un objetivo que puede ser atacado sin motivo para desviar la ira doméstica. China debería dar prioridad a las órdenes de los estados de USA para no reducir el volumen total de exportaciones a USA. Este cambio es suficiente para mostrarle a Washington DC nuestra ira.

China continuará la cooperación humanitaria con USA, pero no ignorará cómo Washington DC la ha saboteado. Deberíamos usar nuestras acciones para demostrar nuestra actitud. (…)”.

El último ataque de Donald Trump contra China por el brote de Covid-19 debería servir como un recordatorio para Beijing del difícil camino que se avecina si quiere reparar las relaciones, advirtieron los analistas.

En su redada, el Presidente de USA dijo el sábado 18/04 que Beijing debería enfrentar consecuencias si fuera “conscientemente responsable” del coronavirus pandémico.

“Si fue un error, un error es un error”, dijo Trump. “Pero si fueran responsables a sabiendas, sí, quiero decir, entonces seguro que debería haber consecuencias”, dijo a los periodistas en una conferencia de prensa en la Casa Blanca. No especificó qué acciones podría tomar Estados Unidos.

Trump se ha dirigido a una variedad de objetivos en su intento de salir adelante de los problemas que le plantea su reelección, incluidos los medios de comunicación, los demócratas, los gobernadores estatales y la Organización Mundial de la Salud, acusándolos de no apreciar su desempeño “increíble”.

Pero los observadores chinos dijeron que la relación entre China y USA se volverá más conflictiva y que Beijing tendrá que aprender a vivir con la hostilidad.

Victor Gao, vicepresidente del Centro para China y Globalización -grupo de expertos con sede en Beijing-, dijo: “Las acciones de prejuicio y fanatismo serán tan malas como el propio coronavirus. Volverá para perseguirlos algún día, de una forma u otra”.

La desconfianza y hostilidad de Washington DC hacia Beijing aumenta, los llamados para que China sea más agresiva en contraatacar han ido creciendo.

Las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus pueden impedir que el mayor consumidor mundial de soja cumpla su promesa de comprar productos agrícolas de USA por un valor de US$ 40.000 millones a US$ 50.000 millones.

El compromiso fue parte del acuerdo comercial de la fase 1 alcanzado en enero entre Washington DC y Beijing, y la mayor importación agrícola de China desde USA es la soja.

Pero China ha estado almacenando porotos de soja de Brasil, el principal competidor de USA en el mercado de la soja, que se han vuelto mucho más baratos en la turbulencia económica causada por la pandemia.

Las compras de soja brasileña en China alcanzaron un récord de 11,6 millones de toneladas en marzo, mientras que las compras de porotos estadounidenses se mantuvieron bajas, con solo 12,6 millones de toneladas ordenadas hasta el momento durante todo el año, según el Departamento de Agricultura de USA.

Eso está ligeramente por debajo de los 12,9 millones de toneladas pedidas al mismo tiempo el año pasado, cuando las tensiones comerciales eran altas. En contraste, hace 2 años, antes del comienzo de la guerra comercial, China había ordenado casi 30 millones de toneladas de frijoles estadounidenses en abril de 2018.

Los políticos, incluido el presidente de USA, Donald Trump, están tratando de mantener su optimismo, pero los analistas creen que es poco probable que China cumpla con su objetivo prometido en las compras agrícolas, aproximadamente la mitad de las cuales fueron de soja en los años previos a la guerra comercial.

Trump dijo que las compras de China “se habían desviado un poco por el virus”, pero que esperaba que China cumpliera con el acuerdo.

“Conozco al presidente Xi (Jinping). Creo que él estará a la altura. Si no está a la altura, eso también estará bien porque tenemos muy, muy buenas alternativas”, dijo.

La economista con sede en Londres, Cailin Birch, de la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU), dijo que la situación seguía siendo fluida, “pero suponemos que China no podrá cumplir con los acuerdos de compra agrícola completos establecidos en el acuerdo comercial de la Fase 1”.

La EIU ha pronosticado apenas un crecimiento económico del 1% para China este año.

“No esperamos que esto sea lo suficientemente fuerte como para soportar los niveles de demanda necesarios para cumplir con las estipulaciones del acuerdo comercial de la fase uno”, dijo Birch.

“Como resultado, esperamos que el gobierno de USA ejerza una fuerte presión sobre China para que continúe comprando productos agrícolas de USA. Pero es probable que se pierdan los objetivos exactos sin represalias de USA.”

Compartí
Aparecen en esta nota:
#Donald Trump