Subió un video comiendo una larva y ganó seis millones de seguidores en Tik Tok

15/09/2021

Subió un video comiendo una larva y ganó seis millones de seguidores en Tik Tok

En medio de la selva amazónica, a orillas del Río Negro, una joven con pintura facial estaba aburrida. La pandemia de coronavirus había cortado el flujo de visitantes, aislando aún más esta aldea indígena, accesible solo por barco. Así que Cunhaporanga Tatuyo, de 22 años, pasaba sus días, teléfono en mano, tratando de aprender los modos de TikTok. Vía Infobae.

Bailó canciones, dobló videos, distorsionó salvajemente su apariencia: la experiencia completa de Tik Tok. Ninguno de ellos encontró mucha audiencia. Luego mostró a la cámara una larva de escarabajo gruesa y retorcida.

“La gente pregunta, ‘Cunhaporanga, ¿es cierto que realmente comes larva?’. “¡Por supuesto que los comemos! ¿Quieres ver?”.

El insecto encontró su fin (“Mmmhhh”, dijo Cunhaporanga) y nació una nueva estrella viral, transmitida desde los lugares más remotos. La casa de Cunhaporanga es un grupo de chozas con techo de paja a lo largo de la orilla del río, rodeado por nada más que la selva amazónica. 

Las decenas de residentes que viven aquí son miembros del pueblo Tatuyo. Se pintan la cara de rojo brillante, usan tocados de plumas elaborados, viven junto a guacamayos graznidos que, Cunhaporanga advierte, no deben confundirse con mascotas, y sobreviven de lo que puedan cultivar o atrapar.

Todo esto es ahora un telón de fondo vívido para lo que se ha convertido en una de las presencias de redes sociales más dinámicas y de más rápido crecimiento en Brasil. En poco más de 18 meses, Cunhaporanga ha recolectado más de 6 millones de seguidores en TikTok, simplemente mostrando escenas de su vida cotidiana. Para ella, las actividades que publicó no tenían nada de especial. Pero para su creciente audiencia, trajeron a una intimidad repentina un mundo que no podría haber parecido más distante.

Cunhaporanga ofreciendo un plato de larvas a su familia para comer: 6,7 millones de visitas. Cunhaporanga blandiendo una herramienta utilizada para hacer harina de mandioca: 16,1 millones de visitas. Cunhaporanga bailando en las prístinas orillas del río (después de todo, sigue siendo TikTok) con una canción pop viral: 4,1 millones de visitas.

A medida que las redes sociales llegan a la selva amazónica, una de las últimas fronteras de los medios digitales, están abriendo una ventana sin precedentes a la vida indígena, eliminando las barreras que alguna vez impuso la geografía. Por primera vez, algunos de los pueblos más aislados del planeta están en comunicación diaria con el mundo exterior sin los filtros tradicionales de periodistas, académicos o defensores.

Compartí