“Sobre otras cosas, menos amor”: el film realizado por jóvenes comodorenses que tendrá su flamante estreno en el Cine Teatro Español

08/04/2021

“Sobre otras cosas, menos amor”: el film realizado por jóvenes comodorenses que tendrá su flamante estreno en el Cine Teatro Español

El proyecto se gestó en plena cuarentena estricta a mediados del 2020 y se llevó a cabo ni bien surgieron las primeras flexibilizaciones. El estreno será este sábado en el Cine Teatro Español, donde se proyectarán otros seis audiovisuales también de producción comodorense y radatillense.

La parte más estricta de la cuarentena hizo aflorar en todos los pensamientos más profundos que, casi silenciados por una rutina ruidosa, no dejábamos salir.

Fue difícil encontrar distracciones u otras ocupaciones cuando el ambiente era el mismo día a día, pero se pudo. Algunos aumentaron su productividad en el trabajo, otros aprendieron a cocinar, mientras otros se descargaron juegos digitales que se popularizaron –y desaparecieron- de un día al otro.

Álvaro Palindra eligió el arte para descargar lo que llevaba dentro. Fanático de lo audiovisual, uno de los tantos días de encierro quiso volver a agarrar la cámara y contar historias con imágenes. Ya lo había hecho anteriormente, aunque con fines académicos. Es que estudia Comunicación Social en la UNPSJB. Sus producciones fueron más que aprobadas por Mónica Baeza y Miguel Becerra, dos históricos de las cátedras Producción Audiovisual I y II.

Fue en junio del 2020 cuando Álvaro comenzaría a fusionar el talento, las ganas y la técnica aprendida para darle forma a la idea de SOCMA, aunque todavía necesitaba un cómplice, o una cómplice: Costanza Cortés, quien estudia Artes Audiovisuales en la Universidad Nacional de La Plata, aceptó el desafío y en ese momento, el mediometraje cobró vida.

“Estábamos metidos en el aburrimiento de un año totalmente encerrados”, confiesa Álvaro a El Comodorense. Este fue el puntapié inicial de la obra fílmica, que era “solamente para pasar el rato, porque nos gusta el arte”.

Sin embargo, había una condición excluyente.Queríamos hacerlo bien, hacer algo que valga la pena. Como todo es independiente y por amor al arte, queríamos que valga la pena para todos gastar tiempo en eso”, dice el joven de 20 años, quien vive en Rada Tilly.

Algo que comenzó como un pasatiempo, dice Álvaro, “se me empezó a ir de las manos, cada vez empecé a escribir más y más”. En ese instante comenzó la búsqueda de actrices, quienes protagonizarían esta historia de amor comodorense. Rápidamente las encontraron en Becca Patt y Julieta Ponce, quienes encarnan a los personajes principales del mediometraje.

Luz, cámara, acción: todo en una misma imagen.

También aparecieron las personas indicadas para interpretar los personajes restantes. Eran Francisco Fernández y Amilcar Sendra, que también se desempeñó como Director de Fotografía.

Tras varios meses de ensayo, y al terminar de escribir el guión “que sufrió modificaciones por caprichos míos –admite Álvaro-“, comenzaron las grabaciones. “Estuvimos grabando todo enero y parte de febrero, mes que también me tomé para editarlo. Para marzo ya lo habíamos terminado”.

Al decir que es una producción meramente comodorense-radatillense, no miente. Atento a cada detalle, quien escribió y dirigió el audiovisual convocó a un artista como Alejandro Fras para realizar música especialmente para la obra. Fueron cuatro canciones escritas por el músico palazeño, y otras tantas de Gabi Caniza, definido por Álvaro como “una pieza fundamental” que “nos dejó usar canciones suyas en el resultado final que nos aporta muchísimo”.

El set era enorme, tan grande como Comodoro mismo. Las locaciones para filmar fueron especialmente planeadas y elegidas para que quede plasmada su idea. Mientras Becca y Julieta desplegaban su talento en la actuación, Natalia Pagliari seguía de cerca sus movimientos y vigilaba que cada cosa estuviera en su lugar, siendo el soporte de Costanza en la dirección de SOCMA.

La playa de Rada Tilly fue una de las locaciones más elegidas para la obra, haciendo especial hincapié en los colores del mar y los atardeceres.

“Lo que más rescato de este proceso es el espíritu de querer hacer algo por amor al arte sin buscar un rédito económico o académico”, celebra el joven Palindra, que casi comparte edad con sus compañeros, ya que todos los que participaron promedian los 22 años.

También destaca que este proyecto unió los talentos y habilidades sumamente diferentes, pero que a la hora de producir, se complementan. “El audiovisual nos permite eso, juntar personas de distintas ramas. Ya sea fotografía, guión, actuación, música, maquillaje, vestuario. Hay muchísimas ramas que se complementan, se unen muchas personas”.

“Lo que más rescato de este proceso es el espíritu de querer hacer algo por amor al arte sin buscar un rédito económico o académico”

Siempre agradeciendo a quienes formaron parte y colaboraron en el proceso, tanto personas como negocios que brindaron lugares para grabar o herramientas para poder llevar a cabo la filmación, los jóvenes terminaban de grabar cansados, pero satisfechos sabiendo que su tiempo, como planeaba Álvaro, estaba siendo bien invertido.

Llegó marzo y la obra estaba finalizada. Ahora, ¿qué hacer con semejante proyecto en manos? No todos los días se filma en nuestra ciudad un mediometraje tan finamente planeado y desarrollado.

Según las primeras aspiraciones del equipo, con subirlo a Youtube bastaba, pero llegaron a mucho más. Sus habituales storys en Instagram y los tweets anticipando la película; sus horas de trabajo observadas por los transeúntes que pasaban mientras filmaban; y también los frames que dejaban ver una producción que despertaba en el usuario ganas de observar el producto final, sirvieron como el viento que empujó al mediometraje a la “pantalla grande”, la del Cine Teatro Español.

El histórico edificio albergará  el estreno oficial de Sobre otras cosas menos amor, algo impensado apenas semanas atrás. Además, “varios lugares se han ofrecido” para proyectar el mediometraje. “Esto nos sorprendió y está buenísimo”, remarcan los chicos.

Es que “en Comodoro no se está tan acostumbrado a darle lugar al arte audiovisual más allá de eventos organizados por la Universidad. Está buenísimo que nos hayan dado la oportunidad”. Sonríen, casi que no caen en lo que está por suceder.

Todo listo para el estreno de SOCMA.

Su obra no será la única que se proyectará este sábado 10 de abril en la sala del Teatro Español a las 19hs, también se podrán ver otros seis audiovisuales, en los que se encuentran videoclips, documentales y cortos realizados, como no, por gente de Comodoro.

Pero antes de la fecha pactada, Álvaro confiesa tener mucho temor. El elenco en general quizás lo tiene. Obviamente, desean que todo salga bien, “que a la gente le guste la función en general, que se vaya con la sensación de haber pasado una hora y media –entre todas las producciones- bien gastada, viendo cosas de su propia ciudad de gente que convive con ellos, y sentir que está ahí el talento”.

¿Cómo asistir al estreno? Es simple, entrando a la cuenta de Instagram Socma.film y enviando un mensaje por privado diciendo “quiero ir a la función”, y brindar el nombre y apellido de quienes quieran asistir. Por cuestiones pandémicas, el cupo es limitado, y solo la gente que figure en la lista podrá entrar a la función.

Después llegará el momento de subir la producción a Youtube, donde se podrá ver de manera completa y, anticiparon a este medio, “quizás ir haciendo un par de cosas, ‘estrujando’ un poco más el proyecto”.

SOCMA creció como una bola de nieve. Nació en medio de la cuarentena, cuando las cuatro paredes de las casas marcaban el ritmo de vida. El aburrimiento sirvió de combustible, ese que hay que saber utilizar para encender el motor de la creatividad. Luego, las ganas y el talento hicieron lo suyo. Ahora restará disfrutar y, quién sabe, este sea el comienzo de una serie de producciones meramente comodorenses que pongan en manifiesto, una vez más, la cuna de talentos que es la Ciudad del Viento.

Compartí