Se realiza la tercera jornada por la preliminar en la causa “Revelación”

29/11/2019

Se realiza la tercera jornada por la preliminar en la causa “Revelación”

La actividad se retomó este viernes en las oficinas judiciales de Rawson. Al momento, el empresario de la construcción Martín Castillo sumó su pedido de sobreseimiento.

Este viernes declaró en la tercera jornada de la audiencia preliminar al juicio oral y público por la causa “Revelación”, el empresario imputado Martín Castillo de Trelew.

A través de su abogado Abdo Manyauik, se presentó un gráfico para que se comprenda los aspectos temporales de todo el proceso de la maniobra presuntamente ilegal en la que se lo involucró.

Concretamente se refirió a la obra que su empresa realizó en remodelaciones del muelle pesquero del Puerto de Rawson.

La audiencia empezó el miércoles pasado y desde entonces ex funcionarios y empresarios han pedido el sobreseimiento, mientras que otros el acceso a la suspensión de juicio a prueba (Probation).

Los 11 imputados que quedan en la causa, a través de sus abogados defensores, uno a uno están pidiendo ante el juez Sergio Piñeda ser sobreseídos. Este viernes hizo lo propio Castillo al manifestarle al juez que “necesito el sobreseimiento”.

Recordó que “fundé la empresa hace 23 años y no la empecé con la obra pública. Es vergonzoso que no pueda tener relaciones con proveedores de Estados Unidos y Europa porque estoy imputado en una causa de corrupción”.

Luego respondió preguntas no solo de su abogado defensor, sino también de los fiscales y de los defensores de otros imputados.

Afirmó no conocer ni haber visto nunca a Diego Luthers (otro de los imputados), y que con el ex gobernador Mario Das Neves, tenía una relación “normal”. El fiscal Nápoli le recordó cuando en oportunidad de un acto público, el extinto mandatario provincial dijo en un discurso “mi amigo Martín Castillo”.

Además Nápoli le recordó cartas documentos que su empresa enviaba con el remitente del estudio jurídico de Diego Martínez Zapata.

También Nápoli apuntó a la relación que tenía una de las empleadas de Castillo, Bianca Di Martino, con otros dos de los imputados, Diego Luters y Diego Correa. “Ella me decía que eran sus informantes”, dijo el imputado.

Su defensor Manyauik reforzó la línea de su cliente con detalles relacionados con las exigencias que deben tener las acusaciones para ser llevado a juicio oral.

Además puso en duda la llamada “lista de Luthers”. Concluyó pidiendo el sobreseimiento de Castillo; sobre lo cual deberá resolver el magistrado.

La audiencia continúa desarrollándose en las oficinas judiciales de la Capital chubutense.

Compartí