Se atrincheró en su casa tras ser denunciado: tres policías heridos

09/08/2020

Se atrincheró en su casa tras ser denunciado: tres policías heridos

El hombre quiso ser dominado por un familiar, pero la escopeta se disparó y los agentes terminaron lesionados por los perdigones.

Tres policías de Misiones​ fueron heridos con perdigones de una escopeta cuando intentaban detener a un hombre que había sido denunciado por violencia de género en la localidad misionera de San Martín, en la zona centro de la provincia.

Todo comenzó cerca de las 23 del sábado cuando la comisaría del pueblo recibió un llamado telefónico alertando sobre episodios de violencia de parte de un hombre hacia su pareja en lo que era un festejo familiar. Lo que parecía un procedimiento de rutina tuvo un desenlace inesperado apenas unas horas después en una localidad vecina.

Los policías que acudieron al pedido de ayuda alertaron que el violento había escapado a bordo de un Fiat Uno. En forma inmediata, varias comisarías de la zona iniciaron un operativo con la intención de interceptarlo, aunque sin éxito.

El hombre, de 38 años, logró llegar hasta su casa del paraje Picada Finlandesa, en la pequeña localidad de Caá Yarí, donde se atrincheró, decidido a resistir su detención.

Varios patrulleros de Oberá y Leandro N. Alem confluyeron en el lugar y rodearon la vivienda con la finalidad de detenerlo. A partir de entonces, policías y familiares iniciaron una tensa negociación con el violento con la intención de que depusiera su actitud y se entregara.

El hombre estaba visiblemente alterado y con una escopeta calibre 28 amenazaba con autolesionarse si los agentes intentaban avanzar con la finalidad de arrestarlo.

Después de una tensa negociación, accedió a que tres policías y un familiar ingresaran a la casa para poder dialogar. Pero lo que parecía el desenlace de una situación por demás tensa tenía todavía un capítulo más.

Un joven que entró junto a los oficiales intentó calmar a Aníbal y en un determinado momento se abalanzó sobre él con intenciones de quitarle la escopeta que empuñaba. En medio del forcejeo, el arma se disparó y tres policías fueron alcanzados por los perdigones.

Un cabo de Policía de la Unidad Regional II fue herido en el pecho y debió ser llevado de urgencia a un hospital, donde fue intervenido quirúrgicamente y se encuentra estable, recuperándose del impacto.

Otro de los agentes, un oficial subayudante de la ciudad de Leandro N. Alem, en tanto, sufrió heridas en el brazo izquierdo, local le demandará un mes de curación; y el tercero, un subcomisario, recibió el impacto en su antebrazo derecho, aunque con menor daño físico.

Además del violento, la Policía detuvo en el lugar a otros dos hombres que habrían intentado interferir en el procedimiento. También secuestró una escopeta calibre 28 con un cartucho percutado. Los policías también se llevaron el Fiat Uno en el que el hombre huyó de la fiesta familiar, dijeron voceros de la fuerza.

Por orden de la jueza de Instrucción Selva Raquel Zuetta, todos los policías y las demás personas pasaron por la obsoleta prueba de parafina y se decomisaron los uniformes con atravesados por los perdigones. Los detenidos se negaron a hacerse el test de alcoholemia, pero todo indica que estaban alcoholizados.

Fuente: clarin.com

Compartí