“Quiero pedirle perdón a Juli y volver a clases con ella”

12/11/2020

“Quiero pedirle perdón a Juli y volver a clases con ella”

Sebastián Damián Villarreal atacó con un cuchillo a Julieta Antón y Sofía Bovino en un centro de Danza, en el barrio porteño de Belgrano.

El pasado martes, ocurrió un nuevo episodio de violencia de género que conmocionó al país. Sebastián Damián Villarreal de 30 años, ingresó en el Club de Danza, ubicado en el barrio porteño de Belgrano y atacó con un arma blanca a dos mujeres.

El hombre acuchilló a Julieta Antón, profesora de danzas del establecimiento, y a una de las dueñas del lugar, Sofía Bovino, quien se interpuso para salvarle la vida. Ambas fueron trasladas al Hospital Pirovano y se encuentran fuera de peligro.

La policía redujo al agresor de un disparo en el glúteo derecho y permaneció detenido en el Hospital Tornú. El fiscal Kessler agravó el delito que le va a imputar a Villarreal a una “tentativa de femicidio reiterado”, que prevé hasta 20 años de prisión.

Mauro Szeta informó que el equipo interdisciplinario de Salud Mental de Guardia del hospital Tornú ordenó la remisión de Sebastián Villarreal a una institución psiquiátrica hasta que cese su peligrosidad tanto para él como para terceros.

Sin embargo, el fiscal del caso ordenará una serie de peritajes psicológicos y psiquiátricos para determinar si el imputado es imputable, es decir si por su estado de salud comprende la criminalidad de sus actos, pero a cargo del Cuerpo Médico Forense de CABA, debido a que los psiquiatras del Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la fiscalía detallaron en un informe aparte que sí era imputable. 

Según el informe policial que publicó Clarín, la perito determinó que Villarreal se encontraba “vigil, lúcido, angustiado, pueril, globalmente orientado, con conciencia de situación y sin conciencia de enfermedad, colaborador activo, con pensamiento de curso normal y contenido concreto”.

El informe señala que al momento del examen el acusado no presenta “alteraciones sensoperceptivas”; sin embargo, refiere padecer las alucinaciones mencionadas con “ideación delirante persecutoria focalizada en un pai umbanda con el cual habría una causa de abuso sexual en la UFI 10 o 12, de la Plata”.

Al respecto, Julieta Antón reveló: “Simplemente me mandaba muchos mensajes por Instagram y días antes me había mandado que había sido abusado y no le respondí porque no sabía como actuar”.

La evaluación psiquiátrica constató que Villarreal, “niega ideación auto heteroagresiva” en el momento en que fue examinado por la psiquiatra legista, y manifiesta que “hoy puede volver a casa y pedirle perdón a Juli”, y que “quiere volver a tomar clases con ella”.

La psiquiatra que evaluó al agresor, aseguró que presenta una “descompensación psicótica en trastorno psicótico crónico y retardo mental”.

Si sos o conocés a alguien que es víctima de violencia de género, comunicate las 24 horas, los 365 días del año a la línea 144 para recibir asesoramiento y contención.

Compartí