Por una disputa de jurisdicción, entre el municipio y la Administración de puertos clausuran dos empresas

16/09/2021

Por una disputa de jurisdicción, entre el municipio y la Administración de puertos clausuran dos empresas

En la jornada de este jueves, surgió un problema que motivó dichas acciones de clausura, en uno de los casos a una empresa que provee oxígeno y elementos de seguridad a buques, y también a sanatorios, entre otros clientes. De no haber pronta solución al litigio, su propietario podría iniciar una demanda penal.

“Mi mayor orgullo es mi profesión, mi trabajo”, dijo Miguel Alfonso, propietario de ‘IDISA Cables & Eslingas’, un ingeniero marplatense que desde 1998 está afincado en la ciudad de Comodoro Rivadavia y cuyo emprendimiento lleva ya 21 años con su local en la actual ubicación.

Y agregó en diálogo con El Comodorense Portal de Noticias que “no estudié y trabajé los últimos 42 años para que, teniendo todo en regla, vengan dejando de lado, leyes nacionales y provinciales y nos clausuren”, en alusión a lo sucedido esta mañana.


“El 9 de septiembre cumplimos 21 años y lo ‘festejamos’ con una clausura. Cuando llegué a Comodoro a radicar mi empresa en 1998 alquilé en Francia y Huergo y lo habilité como corresponde, conforme marcan las leyes municipales y tributé lo que se debía”, comentó.

Cuando se mudó, pidió habilitación nueva en la Municipalidad local y le dijeron que no correspondía. “Por Ley, las empresas que se afinquen debían habilitarse por normas de acuerdo a cada puerto en particular, eso desde el traspaso de los puertos de Nación a las provincias”, señaló Alfonso.

“Somos muy ordenados, soy muy legalista y estar conforme a la Ley y pagar los impuestos para mí es lo normal. Vinieron revisiones de Prefectura y con lo que corroboraron nos dieron el permiso, y hoy somos la única empresa en la ciudad habilitada para atender buques en lo referido a matafuegos”, explicó.

El empresario destacó que son proveedores de operadoras petroleras como PAE, con quienes han celebrado contratos importantes y tienen empresas de servicios como clientes, además de las empresas pesqueras que son las que los trajeron a Comodoro. Inclusive, IDISA es proveedor del Estado municipal, y le ha provisto de redes para recintos deportivos, entre otros productos; lo que hace más extraña aún la situación.

Inspección y clausura

“Todo venía bien hasta que unos meses atrás vino gente del municipio que la mandaron puntualmente a ver el local de motos de Av. Yrigoyen y la entrada al puerto, que es un local muy llamativo y nosotros estamos al lado hace 21 años, entonces mandaron inspectores a revisar las habilitaciones municipales de MCA y el local de al lado, o sea nosotros”, describió Alfonso.

En ese marco, explicó que son la única fábrica de eslingas y cables de acero en la Patagonia: “vinimos a trabajar, invertir y radicarnos. Hacer las cosas bien nos llevó a esto, sacamos la Habilitación de Puerto con Prefectura y nos pidieron Habilitación Municipal, y cuando llegaron les dije que no tenían jurisdicción sino hasta la entrada al ingreso al Puerto”.

Nos intimaron a iniciar el trámite administrativo en 48 horas. Nos pusimos en contacto con el Sr. Montenegro de Habilitaciones y se iniciaron las gestiones. Desde el Puerto nos dijeron que estaba todo perfecto, la Municipalidad no dijo nada y hoy directamente vinieron a clausurar”, lamentó.

E indicó que “es una vergüenza, la empresa mi vida y lleva algo que mucha gente no conoce que se llama dignidad y honor. Atiendo a todo el mundo por igual y que hoy haya una faja de clausura en la puerta de mi negocio me da vergüenza ajena, que por una disputa algunos pagamos el pato”.

“Esto es muy sencillo: si corresponde que tengamos Habilitación Municipal nosotros, por qué no fueron a ver a los colectivos de Transportes Patagonia, lo mismo SENASA que lo tengo pared de por medio por una cuestión ambiental, las pesqueras o las de estibajes igual, pero no corresponde”, enfatizó.

Alfonso remarcó que “ahora hay una disputa y aparentemente la Municipalidad considera que tiene derecho a avasallar a los que trabajamos y pagamos impuestos. Tenía trabajos terminados que no los pude entregar, el disgusto fue muy grande. Les dije que estaban haciendo algo ilegal y ante eso no me queda más que defenderme para poder abrir y después, sí, con una demanda por daños y perjuicios, lucro cesante”.

“En pandemia hicimos un gran sacrificio, mis empleados se turnaban o venía yo a trabajar. Me duele mucho realmente porque uno trabaja para hacer las cosas bien y esta clausura es como si me hubieran pegado un tiro, es algo totalmente arbitrario. Mi intención no es perjudicar a Juan Pablo Luque con un problema de tan mínima naturaleza como dos clausuras, pero podrían decirle que están haciendo algo que no corresponde y que lo lleva a un camino de conflicto”, manifestó.

Por último, argumentó que “lo lógico y razonable es que nos llamen para decirnos que queda sin efecto la clausura, que se va a solucionar el tema en la Justicia para ver a quién le corresponde expedir la Habilitación, y de acuerdo a lo que ésta resuelva se habilitará por puerto o por municipio, y nosotros ya ponernos a trabajar, para que esto quede en un mal momento y nada más”.

Compartí
Aparecen en esta nota:
#Miguel Alfonso