Macri no quiere darle más fondos a Aerolíneas

08/11/2018

Macri no quiere darle más fondos a Aerolíneas

“No es justo que el 95% de los que no usan los aviones tengan que pagar para que funcione”, se quejó el presidente en medio del reclamo salarial.

Mauricio Macri desempolvó una vieja idea y amenazó con quitarle los subsidios estatales a Aerolíneas Argentinas, enojado por la medida de fuerza que llevaron adelante los gremios y que provocó la cancelación de más de 100 vuelos durante la mañana del jueves.

“Desde que Aerolíneas se estatizó, el Estado tiene que poner plata todos los meses para que funcione. Todas las demás líneas que funcionan acá y la mayoría de las líneas aéreas que funcionan en el mundo no requieren que los ciudadanos de esos países pongan plata todos los meses”, señaló Macri durante el acto de inauguración de un hotel en Pilar.

Y luego agregó que “no es justo” que los fondos del Estado se utilicen para que una minoría utilice los servicios de la compañía. “Todos los meses hay nuevos argentinos que vuelan por primera vez, peor sigue siendo menos del 4 o 5 por ciento del total de la población. No es justo que el 95 por ciento de los que no usan los aviones tengan que pagar para que Aerolíneas funcione”, señaló.

Macri sostuvo que el mes pasado “tuvo que girar más de mil millones de pesos a Aerolíneas para pagar sus salarios” y añadió que esa cifra “son dos metrobuses, que es un medio de transporte que usa la mayoría de los argentinos”. De todos modos, también tuvo que reconocer que el aumento de los fondos a la línea aérea es producto de la devaluación y la suba del petróleo.

Finalmente, les pidió a los gremios aeronáuticos que “se sienten con Aerolíneas y trabajemos juntos para que lo antes posible, meses, algún año más, pueda volar sin pedirle plata al Estado, sin pedirle plata al resto de los argentinos para poder funcionar, algo que logran la enorme mayoría de las líneas del mundo, y las que operan acá”.

Los dichos del Presidente se dieron al mismo tiempo que Ezeiza y Aeroparque estaban abarrotados de pasajeros que esperaban información sobre sus vuelos, cancelados o demorados por las asambleas (una forma de paro encubierta) que llevaban a cabo los gremios APLA, UALA, APA, APTA y UPSA (el otro gremio AAA hizo el viernes una protesta similar). La situación se repetía en los aeropuertos de todo el país, aunque sólo afectaba a Aerolíneas y Austral.

Hasta poco antes del mediodía, desde la compañía se informaba sobre “más de 100 vuelos y unos diez mil pasajeros afectados” por la medida, que calificaron de “sorpresiva”. Las asambleas estaba previsto que culminaran a las 10 de la mañana, aunque todo indicaba que continuarían por lo que la normalización del servicio se demoraría más.

En un comunicado, Aerolíneas advirtió que “el reclamo gremial no fue acompañado de un planteo formal a la compañía, lo que impide la posibilidad de conversar sobre las diferencias que pudieran plantearse”. Esto último fue desmentido por los representantes gremiales, que sostuvieron que la compañía se negó a negociar.

Los gremios reclaman que la compañía les pague una cláusula gatillo de ajuste por inflación en el pago de los sueldos de octubre (correspondiente a septiembre, que implicaría un adicional del 8%) que acordaron en la discusión paritaria del año pasado, pero la compañía sostiene que ese acuerdo se venció y por lo tanto no corresponde el pago de la actualización.

El secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) Pablo Biró, afirmó que el Gobierno no tuvo intención de resolver el conflicto y por lo tanto no pidió la intervención de Trabajo para que dicte la conciliación obligatoria y los obligue a volver a trabajar y que se abra una negociación. “Hay siete mil pasajeros que están afectados por la decisión de Macri, Triaca y Dietrich que necesitan a la gente puteando contra la línea de bandera para justificar su achicamiento o cierre”, afirmó.

“Dietrich decidió beneficiar a LATAM. Le entregó rutas internacionales y desde 2016 LATAM saca más pasajeros al exterior que Aerolíneas. Acá hay un tema ideológico: transferir las cosas del Estado a privados”, disparó el sindicalista. “La intención del Gobierno es solo hacer negocios”, completó.

Compartí