Las claves del acuerdo con el FMI

26/10/2018

Las claves del acuerdo con el FMI

El Gobierno sumará u$s 24.400 millones en apoyo presupuestario. Como hoy le sobran pesos, por ahora guardará los dólares en su cuenta en el Central. Los supuestos del acuerdo esperan que la economía despegue muy fuerte hacia fin del año que viene.

El Fondo Monetario Internacional desembolsará entre la semana próxima y marzo casi la mitad de los montos previstos en el stand-by ampliado que aprobó esta mañana el directorio del organismo.

De acuerdo al cronograma actualizado, el martes ingresarán unos u$s 5700 millones (equivalentes a 4100 millones de DEG, moneda del FMI), en diciembre serán u$s 7700 millones (5500 millones de DEG), y en marzo serán unos u$s 11.000 millones (7800 millones de DEG). De esta manera, sumarán u$s 24.400 millones con los que el Gobierno contará, en su totalidad, en apoyo presupuestario.

Según confiaron fuentes del Ministerio de Hacienda, como en el corto plazo no hay necesidades de pesos por parte del Tesoro, los desembolsos del FMI de aquí a fin de año serán mantenidos en dólares, en la cuenta que tiene el Estado en el Banco Central. “Este año nos sobran pesos; el año que vienen nos van a faltar y nos van a sobrar dólares”, explicaron.

En total son u$s 56.300 millones la ampliación del nuevo acuerdo, según informó el FMI hoy y como también surge de la nueva carta de intención y memorándum de entendimiento firmado por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

Esfuerzos redoblados

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, reconoció que el Gobierno “redobló sus esfuerzos de reforma acelerando la reducción del déficit fiscal para alcanzar el balance primario en 2019 y lograr un superávit primario a partir de 2020”.

En ese sentido, subrayó que “el Presupuesto de 2019 ha sido aprobado por la Cámara Baja. Su aprobación como ley será clave para restablecer la confianza y garantizar la continuidad de las políticas”.

Además sostuvo que “las autoridades han rediseñado su marco de política monetaria con límites estrictos sobre el crecimiento de la base monetaria”. Se espera que este marco brinde un anclaje más simple y efectivo que reduzca de manera decisiva la inflación y las expectativas de inflación.

“A pesar del entorno desafiante, el gobierno ha fortalecido de manera proactiva sus planes de política. Quedan importantes retos. Sin embargo, la implementación total de las políticas que respaldan el Acuerdo Stand-By, junto con el fuerte apoyo de la comunidad internacional, debería permitirle al país recuperar la estabilidad macroeconómica y aprovechar su pleno potencial económico para beneficio de todos los argentinos “, agrega Lagarde.

Las bandas del dólar

Sobre el dólar, dijo que el Banco Central “está permitiendo que la moneda flote libremente”, aunque señaló que en el caso de que haya una fluctuación extremadamente excesiva del tipo de cambio, el Banco Central está preparado para intervenir de forma limitada, simple y basado en reglas”.

De hecho, las reglas son que cuando supere los extremos superior e inferior, el Banco Central tiene la potestad de intervenir, aunque no es obligatorio, explicaron fuentes de la autoridad monetaria sobre la visión del FMI.

Sí, en cambio, es obligatorio que cualquier intervención en el mercado de cambios (en el caso de que toque la banda inferior, puntualmente) no se esterilice los pesos que surjan de las subastas que orqueste el Banco Central.

Ahora, según la versión del Banco Central, en el caso de que se toque la banda superior, se interviene. Si toca la de abajo, puede no hacerlo.

Crecimiento

El Gobierno reconoce en el nuevo memorándum la caída de la actividad pero se esperanza que en 2019.

“Ahora esperamos que la economía se contraiga entre 2 y 3 por ciento en 2018 y entre 0,5 y 2 por ciento en 2019. Reflejando la recuperación en forma de V que esperamos, el crecimiento se recuperará a 8,5 por ciento interanual en el cuarto trimestre de 2019. Durante 2019 también habrá un viraje en de la demanda desde el consumo interno y la inversión hacia una recuperación liderada por las exportaciones”, sostiene el documento.

“El nivel competitivo del tipo de cambio real, que impulsará las exportaciones y comprimirá las importaciones, facilitará este cambio en la balanza comercial de un déficit de 0,9 por ciento del PBI en 2018 a un superávit comercial en 2019 de 1,2 por ciento del PBI. De manera similar, nuestro déficit en cuenta corriente se reducirá en más de la mitad para terminar en 2019 entre 0,5 y 1,5 por ciento del PBI”, detallan.

Inflación

Sobre la inflación, ya no hay metas como las que se conocían en el anterior acuerdo. Sí, en cambio, está la intención de llegar a un dígito en 2021.

“Con nuestro esquema de política monetaria desinflacionaria y la disminución de la demanda, esperamos que la inflación interanual caiga rápidamente. La inflación general debería alcanzar un punto máximo por encima de 40 por ciento para enero de 2019 y comenzar a caer rápidamente a poco más del 20 por ciento a fines de 2019. La inflación continuará cayendo a un ritmo constante para llegar a un solo dígito para fines de 2021, como fue originalmente previsto en nuestro plan económico”, afirma el programa.

Carta orgánica y letras intransferibles

Se compromete el gobierno en presentar antes de marzo de 2019 un proyecto de reforma de la Carta Orgánica del Banco Central.

La posibilidad de rescatar las letras intransferibles queda sujeta a “la capacidad del Estado de poder hacerlo” más adelante, sostuvo una fuente del BCRA. Habría tiempo hasta diciembre de 2019.

Aumento y reprogramación de los recursos

En el marco del acuerdo revisado, los recursos del FMI para Argentina en 2018-19 han aumentado en u$s 19.000 millones.

Un total de u$s 57.100 millones estaría a disposición de Argentina a lo largo del plazo del programa hasta 2021.

Los desembolsos del FMI para el resto de 2018 aumentarían en más del doble en comparación con el programa original respaldado por el FMI, a un total de u$s 13.400 millones (además de los u$s 15.000 millones ya desembolsados).

Los desembolsos previstos para 2019 también se duplican prácticamente, a u$s 22.800 millones, con total de u$s 5900 millones en desembolsos previstos para 2020-21.

Ya no se prevé que los recursos disponibles en virtud del programa sean considerados de carácter precautorio, y las autoridades han solicitado destinar el financiamiento del FMI con fines de apoyo presupuestario.

Política monetaria

“Para reducir de forma contundente la inflación, el Banco Central adoptará un régimen de política monetaria más sólido, más simple y más verificable, y reemplazará el régimen de metas de inflación con un objetivo de base monetaria”, según quedó planteado.

“El aspecto central del nuevo marco es un compromiso de limitar el crecimiento de la masa monetaria a 0% mensual (calculado como la variación del promedio mensual) hasta junio 2019, con el fin de reducir firmemente la inflación y las expectativas inflacionarias. Como complemento de este marco, se asume el compromiso de no permitir que las tasas a corto plazo desciendan a menos de 60% hasta que las expectativas inflacionarias a 12 meses hayan disminuido de forma contundente durante por lo menos dos meses consecutivos”, señalan desde el FMI.

De hecho, el Banco Central tiene apuntado en el último relevamiento de expectativas (REM) se registró una baja en las expectativas de inflación para los próximos 12 meses. “De volver a darse en el próximo informe, tendríamos espacio para empezar a bajar las tasas de interés”, reconoció una fuente del BCRA.

Política fiscal

“Las autoridades están absolutamente comprometidas a reducir las necesidades de financiamiento del gobierno federal y a situar la deuda en una firme trayectoria descendente. Su objetivo es afianzar la posición fiscal del país, y para eso se han propuesto lograr un equilibrio primario en 2019 y superávits primarios a partir de 2020″, señaló el FMI.

“A tales fines -agregó-, están procurando que el Congreso argentino apoye medidas para incrementar los ingresos y recortar costos, tales como introducir impuestos a las exportaciones, incrementar el impuesto a la riqueza, reducir los subsidios deficientes a la energía, replantear las prioridades del gasto de capital y mejorar la estructura de las transferencias federales a las provincias”.

Protección social e igualdad de género

“El proyecto de presupuesto federal refuerza la red de protección social. Se mantendrán el tope mínimo del gasto en asistencia social y el marco para el ajuste del gasto social. El proyecto de presupuesto que ahora está ante el Congreso incrementa el gasto social y preserva el gasto en salud (y a la vez focaliza mejor los desembolsos relacionados con salud que se destinan a los más vulnerables)”, afirma el documento.

“Incluye además una expansión de 12% de los programas públicos de cuidado infantil, en aras de elevar la participación femenina en la fuerza laboral (en particular para los hogares de más bajo ingreso)” y “gracias al apoyo del Banco Mundial, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) seguirá mejorando la focalización y ampliando la cobertura de la asignación universal por hijo (AUH)”, destaca el FMI y agrega: “Por último, el gobierno ha elaborado un sistema para monitorear mejor las condiciones sociales a fin de responder más eficazmente a las necesidades que surjan entre los hogares de bajo ingreso”.

 

Compartí
Aparecen en esta nota:
#acuerdo#FMI#Macri