La crisis se ve en las fábricas

12/12/2018

La crisis se ve en las fábricas

La industria anotó otra caída en la utilización de la maquinaria disponible. El sector fabril utilizó en octubre el 64,8 por ciento de su capacidad instalada, tres puntos y medio menos que en igual mes de 2017. Los rubros más castigados son el automotor, textil, metalmecánica, caucho y plástico y edición e impresión.

La utilización de la capacidad instalada en la industria manufacturera se ubicó en el 64,8 por ciento en octubre, tres puntos y medio por debajo de la marca del mismo mes del año pasado (68,3 por ciento), según el Indec. Salvo refinación de petróleo, siderurgia e insumos de construcción, todos los sectores están casi igual o peor que hace un año. En relación al promedio, quedaron por debajo automotriz, textil, metalmecánica, caucho y plástico y edición e impresión. Aparecen por encima del promedio la siderurgia, refinación de petróleo, papel y cartón, insumos de construcción, tabaco, productos químicos y alimentos y bebidas. En el último año, cayó un 2,6 por ciento del empleo manufacturero registrado. Desde la asunción de Mauricio Macri se destruyeron 108 mil puestos industriales formales.

El achicamiento del mercado interno por caída del poder adquisitivo junto al incremento de importaciones, altísimas tasas de interés y suba de costos por devaluación y tarifazos conforman un modelo antiindustrial y favorable a las energéticas, bancos y grandes exportadores. Los sectores más dependientes del mercado interno que no producen bienes indispensables y enfrentan las importaciones son los que peor la pasan.

El caso ya clásico en la economía de Cambiemos es el sector textil, al que le sobra más de la mitad de la capacidad instalada. El nivel de utilización en octubre se ubicó en el 47,4 por ciento, por debajo del 62,5 por ciento del mismo mes del año pasado. Pero incluso el número actual no refleja enteramente la crisis sectorial. Empresarios textiles advierten que hay ramas que registran hasta un tercio de empresas menos que en 2015. Por eso advierten que si se contabilizara la capacidad instalada de hace un par de años, la utilización actual estaría por debajo del 40 por ciento. La constante caída de la actividad habría implicado la destrucción de 30 mil puestos de trabajo entre formales e informales, indican en el sector.

El sector automotor se ubicó en el último lugar de utilización de la capacidad en octubre, con el 45,9 por ciento. Según los datos de Adefa, la producción de vehículos registró en octubre una baja de 11,8 por ciento frente a octubre del año pasado. Para afrontar esta situación, las automotrices mantienen amplios planes de suspensiones, con las plantas con reducción de turnos y paradas en algunos días de la semana.

La metalmecánica presenta una utilización del 49,2 por ciento, por debajo del 62,3 por ciento del mismo mes del año pasado. Los subsectores más afectados son carrocerías, remolques y semirremolques, maquinaria agrícola, bienes de capital, equipos y aparatos eléctricos y autopartes. Según el informe de Adimra, que reúne a las empresas del sector, el nivel de empleo en octubre se redujo un 4,2 por ciento interanual. El 47 por ciento de los empresarios consultados indicó haber reducido su plantilla de personal en ese mes frente al mismo período del año anterior.

El sector de alimentos y bebidas anotó un 66,6 por ciento de su capacidad utilizada, tres décimas por encima de la marca del año pasado. En tanto, la utilización de la capacidad instalada en minerales no metálicos, que agrupa a los fabricantes de insumos de la construcción, se ubicó en el 73,7 por ciento, un punto arriba del año pasado, a pesar de que el Indec midió una caída de la actividad del 6,4 por ciento en el mismo período. Sustancias y productos químicos cuenta con una utilización del 69,1 por ciento, por encima del promedio, pero registra una caída frente al año pasado.

El rubro con mayor uso de la capacidad instalada es la siderurgia, con el 83,9 por ciento, por encima del número de octubre del año pasado. Según los datos de la cámara del acero, la producción de octubre mostró un crecimiento del 2,6 por ciento frente al mismo mes de 2017 gracias a la tracción proveniente del sector hidrocarburífero para la explotación de Vaca Muerta, mientras que cayó la demanda de la construcción, autos y maquinaria agrícola.

Compartí
Aparecen en esta nota:
#Ajuste