Guido Süller y las demoras en la construcción de su casa: “La hicieron en falsa escuadra y el albañil en realidad es un mozo”

13/04/2021

Guido Süller y las demoras en la construcción de su casa: “La hicieron en falsa escuadra y el albañil en realidad es un mozo”

El mediático habló sobre los problemas en la realización de su hogar. Está “viviendo en obra” y con parte psiquiátrico, producto del estrés: tiene ataques de pánico.

“Me estoy haciendo la casa de mis sueños. En este lugar cuelgo los guantes y si Dios quiere serán días de regocijo, disfrute y relax”, había dicho hace apenas dos meses, feliz, Guido Süller a Teleshow. Sin embargo, ese sueño se desmoronó y se convirtió en una pesadilla. La casa que debió haber estado lista hace más de un año aún está en obra, tiene fallas, el ex comisario de a bordo no tiene más que una habitación donde dormir y tuvo ataques de pánico producto del estrés que le generó la situación, asegura Teleshow.

La construcción estilo Steel Framing, (una estructura o esqueleto hecho con vigas de acero) en un barrio privado de Pilar cuenta (o debería contar) con piscina in-out climatizada con paneles solares, muelle, cocina con una isla con vista al lago y la equipará con un cine y un sum que amoblará con juego. El sueño comenzó hace muchos años y empezó a concretarse en marzo del 2019 cuando el arquitecto le entregó los planos a la empresa constructora y ambas partes firmaron un contrato que establecía que el lugar estaría finalizado en doscientos días, cosa que nunca ocurrió.

El tiempo pasó, comenzó la cuarentena hace poco más de un año y la casa aún no estaba terminada. El plazo establecido por contrato está a punto de cuadriplicarse. La obra no me la finalizan, mandan un albañil, dos o nadie, van dos años y dos meses, 750 días, de la firma”, dijo Guido desilusionado. Hace varias semanas ya decidió mudarse y “vivir en obra” ya que el dinero no le alcanza para, sumado a los gastos de la casa, alquilar otro lugar para vivir.

“Además de las expensas, tengo que pagar un canon de obra, no me alcanza para también alquilar. Así que me instalé acá, estoy cocinando en el baño, tengo la heladerita en un lugar para estantes en el antebaño, el microondas sobre la mesada del baño, estoy viviendo muy triste, planifiqué mis cosas para que salgan bien, llamé a un estudio de construcción que pensé que eran serios y responsables y son un desastre. No me dan argumento de por qué tardan”, explicó Guido.

Llegar hasta acá fue un esfuerzo para él: “Dejé de irme de vacaciones teniendo pasajes gratis para ahorrar plata para un techo, los pasajes free son anuales y los perdía, sin irme a ningún lado salvo por trabajo para tener mi techo, desde los veintipico tengo mi lugar y ahora a los cincuenta y pico, estoy sin techo, desamparado”. El año pasado los primeros meses de cuarentena los pasó en una cabaña en Zárate donde no había mayores comodidades, luego se fue a vivir a lo de una amiga: “Ella tiene hijos y yo estaba ahí metido en los problemas familiares, es incómodo, no por ellos sino porque soy un extraño metido en una familia, no corresponde. Por eso me vine acá y estoy en una habitación y afuera los albañiles”.

Mientras hablaba con Teleshow empezó a filtrarse agua del techo y se inundó la casa, cuando le preguntó a uno de los trabajadores qué estaba ocurriendo, le dijo que no sabía, que él era mozo en realidad. “Yo te puedo traer un café si querés, sobre esto solo me dijeron que pase el pincel así”, fue la respuesta que recibió Guido. “Ahora están agujereando los techos porque se desbordó la canaleta, que no tiene profundidad, estamos con baldes de agua, si llueve mucho entra el agua”.

Sobre el problema, explicó que él lo divisó desde el día uno: “Dicen que estoy equivocado, hicieron una prueba, llenaron la canaleta para ver por dónde se desbordaba y se la olvidaron la manguera abierta y se inundó la casa. Yo no soy el director de obra, yo la diseñé, me dijeron que no me metiera, pero me tuve que meter porque la casa no tenía luz, rompieron todo porque no tenían idea dónde pasaban los caños de electricidad”.

Una vez finalizada la construcción, es probable que el mediático inicie acciones legales ya que además de perder plata perdió “dos años de vida y somos tiempo, es lo más valioso”. “El 13 de mayo cumplo 60 y me gustaría que se haga Justicia, la casa está mal hecha, está en falsa escuadra, es linda porque la diseñé pero no soy constructor, si mirás el detalle, está mal”.

Sobre el jefe de la empresa, Süller aseguró que “hizo abandono de dirección de obra” y agregó: “La cabeza de la constructora a quien le llevo la plata desapareció, me dijo que no lo veo porque venía temprano, pero yo ahora vivo en la casa, por lo tanto sabría si vino o no, y nadie tiene idea, el personal cambia porque se va”.

Guido está 24/7 con la cabeza en este tema, lo que le generó estrés y ataques de pánico. Actualmente está con asistencia psiquiátrica y con medicamentos. Evalúa en las próximas semanas hacer una escapada a Ushuaia para poder despejarse: “Vivo obsesionado con esto, desde las 8 de la mañana escuchando martillazos porque están emparchando la casa porque lo hicieron mal”.

A los problemas mencionados se le suma que al entregarle la primera parte de la casa con las dos plantas, esta no tenía escalera y se la quisieron cobrar aparte, así como tampoco le incluyeron el lavadero que estaba en los planos: “Todo es adicional, son estafadores. Yo soy arquitecto y más o menos me doy cuenta de algunas cosas, pero no va a quedar así y habrá Justicia”.

En una entrevista que brindó hace un tiempo en la que contaba detalles del hogar que él mismo diseñó, Guido dijo que tenía un cuarto en el que guardaba viejos objetos y recuerdos de sus padres, de sus hermanos y de Tomasito y que por las noches siente ruidos extraños. Es por eso qua hace unos días Diego, un amigo que lo está ayudando a hacer el vestidor, lo animó a realizar una “limpieza energética”.

 “Él me trajo unas bolitas que se prenden y largan humo, dicen que limpian, lo hice con una latita, pasé el humo por el cuarto y los totem, porque siguió habiendo ruido. Esto porque el otro día estábamos hablando y sentimos un ruido y el cuarto estaba cerrado con llaves, cuando abro, había una botella rota en el piso que se había caído”, contó.

En el cuarto están sus recuerdos: “Son cosas de cuando falleció mi mamá y me quedé solo, porque mi familia eran mis papás. Estoy tratando de empezar una nueva vida casi como si no fuera Süller, hasta pensé en alejarme de los medios, es difícil pero intentar al menos. Voy a estar cada vez más en Ushuaia y esta casa está alejada en provincia de Buenos Aires y lo que voy a hacer es tirar cosas. Aunque me duela. Si quiero hacer una buena nueva vida no puede ser que vaya y mire fotos y me ponga a llorar, eso genera algo energético y está todo concentrado en un solo cuarto, ahora empecé a sacar cosas, esa concentración energética produce movimientos, ruidos”.

Una vez que al fin la empresa constructora termine la casa, Guido podrá comenzar a disfrutar de su nuevo hogar y entre otras cosas, vaciará dicho cuarto y ubicará cada cosa en su lugar, para que la energía esté dispersa.

Compartí