“Falta contención social para pacientes y familiares. Pasamos hasta 16 días encerrados acá”

07/07/2020

“Falta contención social para pacientes y familiares. Pasamos hasta 16 días encerrados acá”

Carlos Navarrete es uno de los trabajadores de la Salud que dio positivo de COVID-19 en la ciudad, aunque al momento del contagio no estaba en actividad, y se encuentra internado en el hospital de campaña montado en la exENET n°1. Allí, intentó llevar tranquilidad a las familias de los internados y la comunidad, asegurando que “no estamos mal”, sin embargo, denuncia imperfectos y descuidos que complican la estadía de quienes pasan más de 14 días allí alojados.

El gimnasio de la exENET n°1 fue el predio elegido para montar un hospital de campaña donde se alojaran los pacientes de COVID-19 a medida que vayan llegando, en el marco de la pandemia del Coronavirus que ya se instaló en la ciudad.

Desde allí, Carlos Navarrete, uno de los trabajadores de la Salud que dio positivo de COVID-19 a pesar de no haber estado en actividad, asegura que los pacientes internados en dicho lugar no están mal, en un intento de llevar tranquilidad a sus familiares. “No estamos que nos morimos, quiero llevarle tranquilidad a los familiares de los que estamos internados acá. Nos dan bien de comer”, señaló en diálogo con El Comodorense Radio por FM La Petrolera.

Sin embargo, resaltó que por la noche “se siente la correntada de aire frío que entra por las ventanas rotas, y si no es eso suben mucho la calefacción y hace mucho calor”, lo que padecen los pacientes de COVID-19 que se encuentran cursando la enfermedad que afecta sus vías respiratorias. “Cuando se levanta o baja mucho la temperatura se nos seca la garganta”, argumenta.

Son aproximadamente 14 los pacientes internados en el hospital de campaña ubicado en el colegio técnico. Todos ellos comparten un baño, que tiene una sola ducha. “Por suerte hay agua caliente”, ironiza Navarrete, y añadió que “tampoco tenemos wifi, hay que pasar la situación acá. Nadie llama acá para preguntar cómo estamos nosotros tampoco”.

El hospital de campaña cuenta con una ducha con termotanque eléctrico para calentar el agua.

UNO DE LOS CONTAGIOS DEL ALVEAR

Carlos es trabajador de la Salud y se desempeñaba en el Hospital Alvear. Sin embargo, en marzo de este año, cuando inició la pandemia, la directora del Área Programática Comodoro Rivadavia, Miryam Monasterolo, le informó a Navarrete que al ser personal de alto riesgo, debería desistir de sus actividades.

Carlos cree que su contacto con el virus fue cuando acudió de urgencia al nosocomio donde trabaja por un cólico renal. “Me contagié cuando fui al Hospital Alvear con mi esposa y mi hija. Teníamos marineros ahí y un médico que iba de acá para allá sin barbijo”, reveló.

Al respecto, mostró su enojo al manifestar que “me molesta la situación que se vivió. Javier Caceres el director del Alvear, me cae muy bien pero se le escapó la tortuga con este asunto. No cuidaron a la gente”.

Sobre el momento del contagio, Carlos indicó que su hija fue la primera en percibir síntomas y cuando le realizaron el hisopado dio positivo. Al ser contacto estrecho, siguió su esposa, que también dio positivo. “Yo confié en que de esta iba a salvarme, pero cuando me lo hicieron resultó que yo también lo tenía”.

FALTA DE CONTENCIÓN SOCIAL

En el contexto que viven los pacientes internados en cada centro médico, Carlos asegura que “lo más importante es la contención social acá, y hace falta. Las familias afuera también necesitan una contención social. Un asistente psicológico”.

En el lugar no tienen acceso a wifi, y muchos de ellos no pueden pagar la cobertura de internet extra que ofrecen sus proveedores de internet móvil.

“La gente va a ir llegando y pasan de 14 a 16 días acá adentro, y puede que más”, advierte, y hace hincapié en que no se suele tomar en cuenta el estado de encierro o de llegar a un estado como este. “La culpabilización que les cae encima a los contagiados es terrible también”, finalizó diciendo.

Compartí