En Neuquén la principal fuente de empleo no es Vaca Muerta

03/12/2019

En Neuquén la principal fuente de empleo no es Vaca Muerta

Pese a que la actividad petrolera es señalada como la verdadera fuente de trabajo en el norte patagónico, lo cierto es que en Neuquén, la principal fuente de empleo continúa siendo el sector público. No es el único territorio donde ello ocurre. En distintas provincias se reproduce este gasto que, en general, dado su sobredimensionamiento, los municipios no llegan a cubrir con recursos propios.

Según publica urgente24.com, esto es, tasas municipales, patentes y otros ingresos de recaudación comunal. El dato no es menor no sólo por designaciones sin concurso que levantan permanentes polémicas en los distintos territorios, sino también por la presión fiscal que ello genera no solo a nivel municipal, sino también provincial (su salud fiscal depende de las transferencias de la Provincia), y nacional, en un país donde la mayor pres ión impositiva se coloca en los podios mundiales.

El año pasado, en medio de una polémica en La Pampa, cuando un intendente mantuvo públicamente su postura de no realizar contrataciones de personal dada la situación económica, mientras desde el Consejo le pedían detalles porque, en efecto, se realizaban, desde la oposición expresaron que “obviamente la necesidad de empleo es una realidad, más en una ciudad donde el gobierno de Cambiemos no contribuye a generar alternativas privadas (…). Sin embargo, nos preocupa las consecuencias sobre el presupuesto municipal ante un uso desmedido de la contratación de personal”.

Los empleados están divididos en varios segmentos: los de planta permanente, los contratados, los eventuales y aquellos que son designados en puestos políticos.

En marzo de este año, en Córdoba renunció incluso el director de Selección de Personal del municipio de Ramón Mestre, en medio de una denuncia por el ingreso de personas sin concursar pese a que ya había candidatos disponibles en el orden de mérito.

El nivel salarial en la Municipalidad de Córdoba es la envidia de muchos trabajadores, sean del sector público o privado. De ahí que, según el diario ‘La Voz’, 60.000 personas se inscribieron este año para intentar formar parte de esa planta, a la que sólo se debería ingresar por concurso.

En Neuquén ocurre una situación similar. Allí, pese a los empleos que aporta Vaca Muerta, no es sin embargo, ésta la principal fuente de empleo.

En las distintas ciudades de esta provincia, crece sin pausa, la contratación de personal. Según una nota reciente del diario ‘Río Negro’, en ese territorio en los últimos años la cantidad de empleados públicos se incrementó más que los niveles de población de las ciudades.

Según el matutino, los principales desvíos se encuentran en los municipios más pequeños, que todos los años deben ser auxiliados con enormes sumas de dinero desde la Provincia para poder hacer frente al pago de salarios.

La masa salarial global de los municipios neuquinos cerrará este año en torno a los 10.000 millones de pesos. Tomada en forma aislada esta enorme cifra, no termina de mostrar la incidencia que tiene esta partida en el gasto global.

Lo normal es que no más del 40% (indicador equivalente a 0,4) de los gastos corrientes se destinen al gasto de salarios del personal municipal. Pero solo Cutral Co estaría cumpliendo este requisito. El resto, tienen este indicador por encima del valor mencionado. Plottier y Zapala son los que más desvíos presentaron en 2018. San Martín mostró una importante recuperación pero igualmente sigue siendo alto.

Peor aún es que los recursos propios no son suficientes para pagar estos sueldos. Esto es, tasas municipales, patentes y otros ingresos de recaudación comunal. En efecto, según el matutino, la única que está más “cerca” de pagar con sus “propios recursos los salarios de los empleados, es la comuna de Neuquén”.

Así, una parte de los recursos que perciben los municipios está centrado en las transferencias discrecionales que envía la Provincia. Este escenario se da fundamentalmente en los municipios que tienen problemas para cancelar sus obligaciones salariales.

Y si bien este sobredimensionamiento de la planta de personal viene mejorando en los últimos años, aún es alarmante. El matutino cita el caso de Senillosa, que necesita 4 años de su recaudación propia para poder cancelar los salarios de un año. Y viene de un indicador mucho peor: 11 años y medio necesitaba en 2004.

Otro dato al respecto es que siendo que el “ideal” es que no haya más de 20 empleados públicos por cada 1.000 habitantes. Lo cierto es que la cantidad de empleados crece por encima de la población.

Para este 2019 se proyecta que los municipios neuquinos terminarán con una planta de personal superior a los 10.000 empleados. A esto hay que sumar que en cada ciudad existen trabajadores provinciales y nacionales.

El total de municipios a nivel país concentran más de 590.000 trabajadores, cifra que representa cerca del 27% de los empleados públicos que tienen las provincias. En muchas de las comunas más pequeñas de Neuquén se observa que la demanda laboral está centrada en lo público.

Y son varios los ejemplos en los que trabajadores municipales son solo punteros políticos colocados allí a dedo por el intendente de turno. Esto define la baja calidad institucional de algunas de las comunas.

Compartí