En detalle, cómo incumplen las prepagas y obras sociales

19/11/2020

En detalle, cómo incumplen las prepagas y obras sociales

El servicio deficiente de las obras sociales y empresas prepagas de salud genera múltiples quejas en Comodoro Rivadavia. Las denuncias se incrementan debido a la falta de cobertura en algunos servicios como odontología y la demora de autorización de estudios o cirugías, que genera inconvenientes en los pacientes.

Uno de los problemas más comunes es asistir al odontólogo. Las consultas particulares pueden llegar a costar hasta 2500 pesos. “Espero que ADOS también le pague en tiempo y forma a los odontólogos porque cada vez que vas a hacerte un arreglo o extracción tenés que pagar particular desde la consulta $2500. Extracciones depende… no sale lo mismo un diente que una muela de juicio. Pero la empresa está haciendo los aportes normales y ¿a dónde me podría quejar?”, sostuvo Norma Paredes.

En otros casos, el arreglo de una muela puede costar hasta 6 mil pesos. “Las prepagas con lo que te cobran ya hay muchas cosas que no te cubren ¡los odontólogos ni hablar! No cubren nada y para hacerte un arreglo te cobran 6 mil pesos con la consulta, de lo que la obra social te cubre con suerte 1000 pesos y si te tenés que hacer plantillas te cubre 273 pesos. Una joda pero ya les autorizaron el 10% de aumento para diciembre”, cuestionó Marcela Rebolledo ante el ajuste que se espera para los próximos días.

Las quejas se repiten y es que a los usuarios les realizan sus descuentos, sumado al dinero que pagan todos los meses para tener una cobertura médica, pero las respuestas no son las que se esperan. Al menos en Comodoro.

SIN TRATAMIENOS NI CIRUGIAS

Las obras sociales sindicales también reciben cuestionamientos debido a la falta de prestaciones. “La obra social Camioneros es lo mismo lo que te dicen es que son una obra social sindical y si tenés COVID debes tratarte en el Hospital (Regional) porque el Estado se debe hacer cargo. Hace 10 meses que la ciudad solo tiene la enfermedad del COVID”, criticó Valeria Navarro.

Otro de los cuestionamientos es la falta de atención. Es que muchas de las prepagas mantuvieron –y aún lo hacen- sus oficinas cerradas imposibilitando que sus usuarios puedan presentar los papeles para que les autoricen sus operaciones.

“Un desastre. Galeno no responde los mails. Mi hijo se quedó sin obra social al cumplir los 25 (años) y aún no recibe respuesta para adherirse a un nuevo plan”, sostuvo Hilda Zárate.

Mientras tanto, Judith Pérez aseveró que tuvo que esperar hasta cuatro meses para poder operarse. “Desastre. Para poder operarme esperé 4 meses. Y gracias al cirujano que fue él mismo a hablar con el auditor me operaron. Un día antes de la operación me obligaron a hacerme un hisopado de 4800 pesos, teniendo yo en mano un examen Ig de anticuerpos que constaba que yo había pasado por la enfermedad. Examen con menos de un mes de realizado. Obviamente el hisopado me lo cubrió Magoya”, cuestionó.

Lo cierto es que las obras sociales y las prepagas continúan cobrando su cuota mensual pero el servicio tiene cada vez más aristas. Es que como resumió María Teresa Traba, “lo único que hicieron este año fue cobrar las cuotas. Ni atención a los afiliados tienen. Son una vergüenza”.

Fuente: elpatagonico.com

Compartí