“En cada chubutense se ve a un delincuente en potencia”

15/04/2020

“En cada chubutense se ve a un delincuente en potencia”

Las regionales Esquel y Noroeste del Chubut de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) recriminaron que el ministro de Seguridad de la Provincia, Federico Massoni, “pretenda revalidar y legitimar dispositivos altamente autoritarios y cuestionables”. Calificaron de “macabra” la maniobra del funcionario de convocar a la Organizaciones de Derechos Humanos para intentar darle un “marco de legalidad” a los procedimientos que consideraron arbitrarios.

El comunicado expresa textualmente lo siguiente:

“La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos advierte, con enorme asombro y desagrado, que el Ministro de Seguridad de la Provincia del Chubut, Federico Massoni, pretende revalidar y legitimar dispositivos de control del pueblo chubutense altamente autoritarios y de cuestionable legalidad como políticas públicas de seguridad. Estos dispositivos no tienen nada que ver con una política acertada de prevención y cuidado de la Salud Pública.

A ello suma, actos provocativos hacia organismos de la sociedad civil, como lo es APDH, a través de una operación mediática y en conocimiento pleno de la imposibilidad de su cumplimiento.

Todos los integrantes de las Regionales de APDH en Chubut estamos practicando rigurosamente el aislamiento social, preventivo y obligatorio. La acción desafiante de invitarnos a acudir a lugares de detención no hace más que poner en evidencia por un lado, el desconocimiento que el Ministro tiene de las funciones de los Organismos de DDHH y por otro, su intención de desoír las recomendaciones de la Justicia en cuanto a labrar actas en el mismo lugar en que se encuentre a algún ciudadano en infracción y acompañarlo a su domicilio.

Interpretar esas recomendaciones como argumento para constituir centros de detención ad hoc solo es posible en el universo de un funcionario que concibe la seguridad pública como actos intimidatorios de un Estado Policial.

Se niega el estado de emergencia en que se encuentra la salud pública provincial y que ve en cada chubutense a un delincuente en potencia.

Resulta necesario recordarle al ministro que enfrentamos una pandemia, es decir un problema de salud, y que las escuelas y gimnasios deben ser acondicionados y convertidos en lugares de atención a posibles infectados por el virus y no en centros de detención.

La mano dura de Federico Massoni solo resulta útil para enmascarar la profunda crisis socioeconómica que se vive con la instauración de medidas de claro corte fascista.

APDH desmiente que hayan sido desestimados por el Ministerio Público Fiscal casos graves de excesos y abusos; también, hace un llamado a la reflexión a todos los funcionarios de los tres poderes del Chubut a desplegar acciones concretas para terminar definitivamente con estas políticas contrarias al Estado de Derecho”.

Compartí