El sector energético, entre los rumores por cambios tarifarios, los precios y la apuesta a la recuperación de Vaca Muerta

24/07/2020

El sector energético, entre los rumores por cambios tarifarios, los precios y la apuesta a la recuperación de Vaca Muerta

El Gobierno está terminando de delinear la cuarta edición del Plan Gas y desde las provincias mientras busca derogar un DNU de Macri que compensaba a las empresas por la devaluación.

Mientras se termina de definir el camino de la política energética nacional, con muchas dudas –desde la continuidad de funcionarios del área a lo que pasará con las tarifas, por el momento congeladas por DNU– el sector productor de gas está a la espera de una pronta publicación en el Boletín Oficial que termine de dar el empujón que necesitan para reactivar la producción, define Infobae.

El Plan Gas que está delineando la Secretaría de Energía generaría, al igual que lo hizo para la producción de petróleo, un valor sostén para la generación de gas que serviría para que buena parte de los equipos que hoy se encuentran a la espera de la reanudación.

Fuentes de la provincia de Neuquén aseguraron que hay expectativa con lo que puede ser el Plan Gas porque, señalan, el sector necesita previsibilidad y que sin eso “la producción de gas del año que viene está en riesgo. Los equipos necesitan un tiempo determinado para empezar a trabajar y eso hace que si para agosto no está resulto habrá faltante de gas el invierno que viene”.

Tanto las provincias productoras como las empresas esperan un formato en donde haya un precio estímulo -el Gobierno se encarga de pagar el millón de BTU a ese valor mientras no autorice aumentos de tarifas- que les permita producir, planificar y exportar. El precio que estaría en el decreto es el mismo que se está convalidando en las licitaciones de compra de gas a cuatro años que es de USD 3,50 por millón de BTU.

El problema también radica en la siempre recurrente discusión de la seguridad jurídica, ya que este debate sucede en paralelo a que en el Senado de la Nación el oficialismo aprobó la derogación un decreto de la administración de Mauricio Macri que compensó a las distribuidoras de gas por casi USD 400 millones por las pérdidas ocasionadas por la fuerte devaluación de dólar de 2016 y que se había empezado a pagar con este gobierno. Aún resta el debate en Diputados.

Para las empresas que discuten el precio estímulo, la decisión de los senadores generó un problema ya que entienden que eso estaría atado a un plan del interventor del Ente Nacional Regulador del Gas, Federico Bernal, que consistiría –según publicó el sitio especializado Econojournal– en bajar las tarifas residenciales durante julio, agosto y septiembre e incrementar los subsidios hasta $10.000 millones. Para los privados, esa propuesta se financiaría con lo que el Gobierno dejará de pagarles si logra derogar el DNU.

“Cuando nosotros adherimos a este decreto renunciamos a los derechos a los reclamos judiciales sobre una deuda de poco más de 25.000 millones de pesos que el Estado reconoció y empezó a pagar, por lo que ahora las compañías recuperarán el derecho de litigar contra el Estado. Además, si no me pagan la deuda anterior, ¿cuál es el incentivo de participar de un plan de estímulo como el Plan Gas? Es un condicionante muy grande”, explicó a Infobae una fuente del sector privado.

PETRÓLEO EXPORTADOR

En esta misma discusión se encuentra el famoso proyecto de Ley de Hidrocarburos. “Nosotros le pedimos al gobierno, y las empresas lo hicieron también con Alberto Fernández, que no hay que ponerse a discutir una nueva ley completa sino que hay que apuntar a la generación de una norma con las cuatro o cinco normas que necesita el sector”, explicaron fuentes provinciales del sector energético que miran con atención lo que sucede con Vaca Muerta.

A la hora de hablar de las ventajas que la industria necesita, las respuestas son complejas. “Normas como el acceso al mercado de divisas, el giro de dividendos, devolución del IVA, y el acceso al mercado exportador”, señalan desde la provincia patagónica.

Para sostener esto explican cómo fue el movimiento de los valores de exportación que hoy está teniendo la industria petrolera. “En junio se exportaron 850.000 barriles y las estimaciones son que para este mes se duplicarán los envíos al exterior. Durante el mes pasado los precios que se pagaron fueron los de Brent (cotización internacional del petróleo) con un descuento de USD 10, para julio es la misma fórmula pero con un descuento de USD 7 y para agosto se están cerrando contratos de Brent con un descuento de cuatro dólares. En apenas tres meses se recuperó”.

Parte del desarrollo, aseguran en la provincia, es consecuencia del barril criollo que “logro que en la transición hasta que el precio se recuperó se puedo sostener la cadena de valor, las pymes”.

En febrero en Vaca Muerta había 70 equipos operando. Hoy hay 15 con una caída de la actividad del 80 por ciento.

También hay mucha expectativa en la otra punta de la cadena, en el dowstream, o simplemente, en el surtidor. En la industria señalan que es momento de retocar el valor del combustible. “Está congelado desde diciembre y aunque se modificaron los valores de Precios Cuidados no se tocan los de la nafta y mientras más se demoren va a ser más complejo recomponer”, detallan. Dicen que comparativamente pierden por mucho cuando se compara los aumentos que hubo, desde 2015, para el gas y la electricidad, que los que hubo para los combustibles.

“Los precios de la electricidad variaron en un 1802% y los del gas en un 108%. Mientras esto sucedía, los precios de los combustibles cayeron un 34% en el mismo lapso. El costo que debieron soportar los usuarios de gas y electricidad les permitió a las empresas de servicios públicos obtener una enorme rentabilidad”, aseguran.

Según datos difundidos por CECHA, el expendio de nafta y gasoil se recuperó entre abril y el mes pasado, pero sigue casi un 30 por ciento por debajo de los niveles previos a la cuarentena. En total, el sector lleva acumuladas pérdidas por 25.264 millones de pesos a nivel país.

Compartí