El Gobierno nacional busca despegarse del fracaso de Mac Allister

18/02/2019

El Gobierno nacional busca despegarse del fracaso de Mac Allister

Además de La Pampa, Cambiemos puede ir a internas en al menos siete distritos, que incluyen Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Tucumán y tal vez la Ciudad de Buenos Aires, Salta y Formosa. Pese a los intentos que hizo la Casa Rosada de envitar las confrontaciones entre candidatos macristas y radicales (o entre facciones del radicalismo), todo parece indicar que habrá una buena cantidad durante este año.

La nueva política de la Rosada, ante un escenario que no pueden controlar, es abstenerse y dejar que se ordenen en cada provincia. Mauricio Macri no respaldará oficialmente a nadie (aunque espera el apoyo de todos). No obstante, en cada distrito hay un favorito de la Rosada no confesado.

Las internas entre radicales o entre la UCR y macristas están a la orden del día en cada provincia. Así como no hubo una respuesta positiva al reclamo de Macri de unificar todas las elecciones con la nacional –solo respondieron los distritos PRO–, tampoco parece haber habido mucha recepción del planteo de que no debía haber internas. Resignados a que las habrá, en la Rosada ahora postulan la teoría de la no intervención (que no siempre cumplen).Un rápido repaso:

Córdoba: Fue el casus belli que convenció a la Rosada de no intervenir. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, hizo lo imposible para frenar un enfrentamiento que ocurrirá el 10 de marzo. Dirimirán la candidatura a gobernador el jefe del bloque de Cambiemos en Diputados, Mario Negri, con el intendente de Córdoba Capital, Ramón Mestre, quien controla el aparato radical cordobés. La Rosada hizo de todo para intentar que Mestre se baje, sin éxito. Negri consechó el apoyo del macrista Héctor “La Coneja” Baldassi, que será su compañero de fórmula, y también de Luis Juez, que le peleará al hijo de Mestre la intendencia. También salió a respaldarlo Elisa Carrió, que talla en muchas de las internas locales. Así y todo, en el Gobierno nacional dudan que le pueda ganar a Mestre.

Santa Fe: La intervención de la UCR provincial terminó de ordenar el panorama de alianzas, en el que ya no podrán dar libertad de acción para votar al socialismo o al PRO, sino que deberán alinearse con el candidato de Cambiemos. El intendente de Santa Fe, el radical José Corral, rankea alto en la interna. Ya consiguió que se baje Mario Barletta, un correligionario que era apoyado por Carrió. La líder de la Coalición Cívica ahora se alineó con Corral. Pero todavía es posible que haya una interna con el dirigente del PRO Federico Angelini, quien insiste en que su precandidatura está “muy firme”. Los radicales buscan negociar con el Gobierno para que deje pase a estar endeble y luego se caiga.

Mendoza: Macri le ofreció al gobernador Alfredo Cornejo que unificara las elecciones a cambio de bajar la precandidatura del macrista Omar de Marchi. No hubo acuerdo. Cornejo desdobló. De Marchi se lanzó a competirle a los radicales. No obstante, en la Rosada dudan de si podrá llegar hasta la línea de meta. “Omar se quedó muy solo. El buscaba el apoyo de Julio Cobos, que cerró con Cornejo. Está claro que quiere seguir jugando, pero hay que ver hasta cuando le da”, sentencia un habitante de Balcarce 50. Indican que una cosa hubiera sido competir con el candidato de Cornejo, Martín Kerchner, pero ahora deberá enfrentar al intendente de Mendoza capital, Rodolfo Suárez, que tiene a toda la UCR provincial unificada detrás. Los radicales también creen que De Marchi se va a tener que bajar de la contienda: “No le pueden hacer esto al gobernador. Es una mojada de oreja muy grande”, dicen. Por ahora, De Marchi sigue (y en sus últimas declaraciones lo trató a Cornejo de autoritario).

Ciudad de Buenos Aires. Por ahora, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, compite solo. No obstante hay varios posibles contrincantes internos. El más convocante es Martín Lousteau (foto), a quien los radicales afiliaron para que le pueda competir. La duda es que ahora otro sector del radicalismo lo quiere en una fórmula presidencial enfrentando a Macri. Habrá que ver que decide el ex ministro de Economía. El otro contrincante, al que el oficialismo no se toma en serio, es el ex ministro de Cultura Darío Lopérfido, quien fue expulsado tras asegurar que no hubo 30 mil desaparecidos y que el número se arregló para recibir indemnizaciones. Lopérfido viene corriendo por derecha a Larreta, quien lo ignora todo el tiempo.

Provincia de Buenos Aires: nadie en su sano juicio le competirá en las PASO a María Eugenia Vidal. Hay disputa por si el vice seguirá siendo el radical Daniel Salvador o habrá fórmula cien por ciento PRO. Están anotados Jorge Macri y Cristian Ritondo.

Tucumán: es una provincia en la que podría haber hasta cinco candidatos. Los que tienen más chances son una dupla radical: el ex titular del etéreo Plan Belgrano, José Cano, y la senador antiderechos Silvia Elías de Pérez, quien contaría con el silencioso pero decisivo apoyo de Marcos Peña. A ese grupo se podría sumar el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, quien en los últimos tiempos confundió un puente de Santiago del Estero con otro de Tucumán. Por su parte, el peronista Domingo Amaya quiere jugar y en la Rosada no descartan que integre alguna fórmula, dado que aporta votos peronistas que no suman los otros candidatos. También podría competir el actual intendente de San Miguel, Germán Alfaro, quien se detesta con Amaya, su antecesor en el cargo. “Están muy peleados entre ellos. Se tienen que ordenar”, observan desde el Gobierno nacional sobre una provincia que podría ser escenario de una interna peronista: el actual gobernador Juan Manzur contra José Alperovich. El oficialismo alienta esa grieta y considera que les da una oportunidad de ganar.

Salta: el macrismo viene conversando con el intendente de Salta, Gustavo Saenz, quien llegó por el massismo. Ven que tiene una buena chance de ganarle al peronismo de Juan Manuel Urtubey. No obstante, no hay nada cerrado con Cambiemos y ahora surgió otro competidor, el diputado radical Miguel Nanni, quien ya está carreteando su candidatura contra los deseos macristas. Todo puede terminar en una interna.

Jujuy: el candidato indiscutido es Gerardo Morales.

Formosa: reedita una vieja interna radical, que enfrenta al senador Luis Naidenoff con Ricardo Buryaile. La Rosada le pone sus fichas al primero.

La Rioja: Julio Martínez es el candidato del radicalismo. En la Rosada verían con buenos ojos que haga fórmula con el intendente de La Rioja, el peronista Alberto Paredes Urquiza, y que se defina el orden por encuestas.

San Luis: no hay dudas de que el candidato será el ex gobernador Claudio Poggi. Lo acompañaría el radical José Luis Ricardo.

San Juan: si bien no se presentan con el sello Cambiemos, el candidato será el intendente de Santa Lucía, Marcelo Rego.

Entre Ríos: se perfila como candidato el radical Atilio Benedetti, que cuenta con el respaldo de Carrió. Pese a los rumores, no se presentaría Rogelio Frigerio. Uno de los motivos es que desde el Gobierno leen que habrá un principio de acuerdo entre Gustavo Bordet y Sergio Urribarri, las dos principales figuras del peronismo.

Chubut: el candidato será el radical Gustavo Menna.

Neuquén: ya está definido que competirá Horacio “Pechi” Quiroga, también radical.

Santa Cruz: pese a la tensión con Macri, el candidato será Eduardo Costa.

Río Negro: el macrismo bajó a su candidato a gobernador, Sergio Wisky, quien encabezará la lista de diputados en octubre. Cambiemos llevará aquí una fórmula cien por ciento femenina: la encabezará la radical Lorena Matzen y la acompañará la empresaria macrista Flavia Boschi. La iba a segundar el apoderado macrista Sergio Capozzi, pero fue descartado porque iba también por un cargo legislativo y la cúpula nacional de Cambiemos prohibió las dobles candidaturas.

Tierra del Fuego: el candidato sería Gustavo Melella.

Misiones: el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, tiene el consenso de todos los sectores para competir por la gobernación.

Catamarca: los radicales buscan reflotar al ex gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral. No obstante, Elisa Carrió está avanzando en imponer otro candidato: el lilito Rubén Manzi. La Rosada probablemente no se meta, dado que las chances de ganarle a Lucía Corpacci son bajas. A lo sumo, explorarán un acuerdo con el intendente de Catamarca, Rubén Jalil, si él decide competir.

Chaco: el procesamiento y pedido de prisión para la diputada Aida Ayala dejó a Cambiemos sin candidato. No hay conseguido hasta ahora rearmar una estrategia conjunta. Los radicales –con Angel Rozas como patriarca provincial– podrían postular a la actual intendenta de Barranqueras, Alicia Azula. Carrió propone a su dirigente Alicia Terada. Los macristas piensan en el legislador provincial Leandro Zdero.

Compartí
Aparecen en esta nota:
#política