El desgarrador caso de la mujer con los dedos negros: su tragedia y su mensaje inspirador

17/07/2020

El desgarrador caso de la mujer con los dedos negros: su tragedia y su mensaje inspirador

Una joven australiana vivió un verdadero infierno cuando descubrió que los dedos de sus manos y pies se habían vuelto negros. Debió ser amputada.

Una mujer se despertó de una pesadilla cuando descubrió que sus dedos de manos y pies se habían vuelto negros después de que un caso grave de gripe resultó ser meningitis y sepsis, describe Clarín. Juttima Chinnasri no se alarmó cuando comenzó a experimentar síntomas como náuseas, debilidad y fiebre alta en el trabajo y continuó con sus tareas cotidianas. 

Pero a la mañana siguiente, la joven australiana de 30 años se despertó con manchas moradas en la cara y fue trasladada de urgencia al hospital. Juttima recibió soporte respiratorio durante una semana en octubre de 2018 y cuando despertó, sus dedos de manos y pies se habían vuelto negros debido a la intoxicación sanguínea causada por la enfermedad meningocócica.


Los dedos y los pies de Juttima se volvieron negros cuando las bacterias de su enfermedad entraron en su torrente sanguíneo, lo que causó intoxicación sanguínea.

Tuvo que someterse a una cirugía para que le amputaran los dedos y los pies después de que los médicos dijeron que no podían salvar sus extremidades. En enero de 2019, regresó a casa del hospital y luchó con su salud mental, ya que tuvo que aprender a caminar con sus prótesis de piernas.

Ahora compartió fotos de ella antes y después de su cirugía en un intento por inspirar a otras personas amputadas. “Las fotos que compartí son bastante gráficas, pero muestran la realidad de la meningitis y el envenenamiento de la sangre”, explicó.

“Cuando me desperté y vi mis dedos y pies negros, me sorprendió. Fue aterrador y me negué a aceptar que tuve que amputarlos durante días, pero finalmente me di cuenta de que no podían ser salvados”. “La vida cambió drásticamente desde que esto sucedió. Tuve que aprender a hacer todo de nuevo, desde caminar hasta recoger cosas simples o ir al baño sola”.

Agregó que no pudo volver a su vida anterior. “Estás en el mismo entorno pero no puedes caminar a ningún lado. Comencé a deprimirme, lo descubrí temprano y comencé a trabajar en mi salud mental y mejoró “, dijo.

“Quiero inspirar a otras personas. Quería ocultar mis piernas y usar pantalones largos al principio, pero no era práctico. Decidí aprender a no importarme lo que la gente pensara”. “Me resulta difícil aceptar que mi vida cambió, pero decidí que voy a vivir con esto, no puedo hacer nada al respecto, así que tengo que aceptarlo”.

Juttima dijo que cualquier día que se siente deprimida recuerda el momento que estuvo en el hospital y no pudo levantar la cabeza o sentarse sin ayuda. “Eso pone las cosas en perspectiva: puedo hacer casi cualquier cosa y puedo vivir una vida bastante normal una vez que aprendí a adaptarme”.


Juttima Chinnasri ahora da charlas inspiradoras

En 2018, cuando Juttima comenzó a sentirse mal, fue al centro médico en el lugar de trabajo, ya que dijo que quería seguir trabajando. Tenía 39 grados de fiebre, que intentó combatir con un paracetamol. 

“Estaba demasiado cansada para ir al médico, así que me fui a casa y me metí en la cama. Mi papá entró a verme y me tocó el brazo y tuvo que retroceder muy rápido porque la piel era muy sensible”. 

A la mañana siguiente no pudo salir de la cama. “Me desperté vomitando y con diarrea. Después de vomitar, me miré en el espejo y tenía manchas moradas brillantes en toda la cara y estaba muy pálida”.

“En ese momento, no podía caminar y me arrastraba entre la habitación y el baño”. Fue llevada al hospital donde permaneció inconsciente durante una semana.


La joven debió ser amputada para salvar su vida.

“Mi familia me dijo que mis dedos y pies estaban empezando a ponerse negros durante ese tiempo y cuando desperté, estaban completamente negros”. Los dedos y los pies de Juttima se volvieron negros cuando las bacterias de su enfermedad entraron en su torrente sanguíneo, lo que causó intoxicación sanguínea.

Ella dijo: “Cuando desperté, esperaba que pudieran arreglarlo, pero sabía que no había vuelta atrás”. “Finalmente fui dada de alta del hospital en enero de 2019 y estuve en silla de ruedas durante dos meses mientras esperaba que llegaran mis prótesis”.

Juttima comenzó a luchar con su salud mental después de que llegaron sus prótesis de piernas, ya que tenía que aprender completamente a caminar y usar sus manos nuevamente.

Ella agrega: “Tuve que volver a aprender a escribir y todavía me cuesta recoger cosas pequeñas como monedas, incluso abrochar los botones de mi camisa. “Me tomó más tiempo aprender a usar mis prótesis de piernas. Recién comencé a caminar sin muletas, así que me llevó más de un año”.

“Esto cambió mi vida, pero espero inspirar a otras personas y cuando estoy teniendo un mal día, siempre recuerdo cuando estaba en el hospital y a mi familia me dijeron que no podría hacerlo y eso me motiva a seguir en marcha porque todavía estoy aquí “.

Compartí