Economía maneja varias alternativas para cumplir con el pago de sueldos a estatales

14/01/2020

Economía maneja varias alternativas para cumplir con el pago de sueldos a estatales

El plan de reestructuración del Estado que anunciará esta semana el Gobierno, contiene una serie de medidas con la pretensión de congelar gastos. La idea es dar oxígeno al menos por seis meses, mientras se busca reperfilar los vencimientos de deudas en dólares.

Y aunque sin paritarias al menos hasta julio, el cumplimiento del pago de sueldos mes a mes se ha convertido en una odisea, incluso con el escalonamiento en tramos. Por eso, sobre la mesa de trabajo se han puesto diversas alternativas que van más allá del plan a presentar en sociedad en los próximos días.

El cumplimiento del pago del medio aguinaldo ya había complicado más de lo que estaba la situación de los números de la Provincia. Y aunque luego lo negaron, llegaron a calcular la posibilidad de un pago en cuotas, que en la práctica terminó con una suerte de escalonamiento: primero a los jubilados, luego algunos entes autárquicos y completando después al resto de la administración pública.

Pero es notorio como cada mes se analiza una ingeniería distinta para cubrir la masa salarial de 4 mil millones de pesos que tiene el Estado chubutense, sin contar los aumentos paritarios adeudados.

Aunque también será negado en público por algún funcionario al que se le pregunte al respecto, en el seno más acotado del Gobierno, se barajó una posibilidad de difícil aplicación. Se trata de cubrir el pago de sueldos a todo el espectro de los empleados públicos provinciales hasta un tope de alrededor de 75 mil pesos. Algo así como equiparar en lo que actualmente involucra al primer y segundo rango (y un poco más).

Pero eso no implicaría de manera directa una reducción salarial, sino que el resto del sueldo para quienes cobren por encima de 75 mil pesos, se abonaría con un bono a dos años que cotice en bolsa. Claro que contemplaría el reconocimiento de intereses. Por el momento se trata sólo de una alternativa de difícil aplicación, pero el análisis de esa posibilidad existió –según publica Diario El Chubut-.

Un memorioso de los vaivenes permanentes de la economía argentina, y anoticiado de la alternativa que maneja la Provincia, comparó esa posibilidad con lo que fue el “Bono 9 de Julio”.

Aquel empréstito fue promovido en 1962 por el entonces ministro de Economía, Álvaro Alsogaray, durante la presidencia de Arturo Frondizi. Con ese bono se les pagaba a los empleados estatales que, para poder llegar a fin de mes, debían venderlos a muchos menos de su valor nominal a especuladores, a veces hasta por un 20% o con suerte a un 30%.

De todos modos, se trata sólo de una posibilidad que se evaluó pero no tendría consenso interno; hay quienes creen en el mismo Gobierno que resulta inaplicable. Claro que el Estado de Chubut está en su capacidad máxima de endeudamiento y desde el Gobierno Nacional ya advirtieron que no llegará ninguna ayuda extra que no sean adelantos de coparticipación que serán sólo eso, adelantos a devolver.

Compartí