Diego Jr: “Una parte de mi corazón se fue con él”

18/01/2021

Diego Jr: “Una parte de mi corazón se fue con él”

El hijo italiano de Maradona, a poco más de un mes y medio de la muerte de su papá, recuerda con emoción y orgullo al Diez. Y sobre la causa judicial, avisa: “Morla va a rendir cuentas”.

Diego Armando Maradona Junior, el hijo que el Diez tuvo con la italiana Cristiana Sinagra, nacido en 1986, pasa el duelo por la muerte de su padre en Italia, a la espera de poder viajar a Buenos Aires para visitar la tumba, aunque también siente el cariño permanente que se expresa en cada lugar de Nápoles, donde el estadio del club ya lleva el nombre del capitán de la Selección Argentina en México 86. El mayor de los descendientes del Pelusa aceptó dialogar con Olé.

-A un mes y medio del fallecimiento, ¿te quedó alguna duda o bronca guardada por la forma en que murió tu papá?

-No, no tengo bronca hacia nadie. Hay una causa, hay una investigación sobre lo que le pasó a mi papá. Confío en que me digan qué pasó con mi viejo. Ver más

-¿Qué detalle te genera dudas? Ruggeri dijo que Claudia le comentó que sólo tenía un baño químico en su habitación…

-Yo, cuando falleció mi viejo, estaba internado por Covid-19, no conocía bien la casa, no conocía bien cómo estaba la situación en Tigre. Pero, te repito, a mí me genera… Tengo algunas dudas pero me las va a aclarar seguramente la causa.

-¿Tu abogado te dio algún dato que quieras comentar?

-Yo tengo mi abogado, como mis hermanas. A mí me informa todos los días, hablo con el doctor Rey siempre, estoy muy feliz de contar con un profesional como él. Sobre la causa penal no tengo que agregar nada, hay una investigación y no quiero… Prefiero esperar lo que me diga la Justicia.

-Vos dijiste que te llamaba la atención de que Morla había dicho que Diego sólo tenía tres autos. ¿Vos pensás que están ocultando bienes?

-Mirá… En esta semana, Morla va a rendir cuentas, así que… Yo tengo otros datos, que no son sólo tres autos (risa). Yo no quiero generar discusiones y quilombos en este momento porque no sirven. Entonces, esperaré la rendición de cuentas que va a pasar esta semana.

-Estaba la información de que ibas a venir a conocer la tumba, ¿cuándo lo tenés pensado?

-Tengo pensado viajar. Voy a viajar apenas se pueda. Pero, te imaginás, con la emergencia sanitaria que tenemos en Italia y ahora en Argentina está complicado viajar. No para mí, para todo el mundo. Cuando la situación esté tranquila, obviamente quiero viajar. Esto no significa que no voy a viajar pronto. Y voy a ir con mi señora.

-En el homenaje en la ciudad de Quarto, con un mural para tu papá, se te vio muy emocionado. ¿Qué sentís vos ante tanta admiración por tu padre?

-Obviamente, la gente acá lo adora, lo ama, le tiene un cariño increíble por lo que demostró en la cancha, por lo que le dio al Napoli, como club en lo futbolístico, y lo que le dio a la ciudad y a la gente. A mí me da mucho orgullo de tener tanta manifestación de amor y de cariño, no sólo de Napoli o de Argentina, de todo el mundo. Saber que la gente le tenga tanto cariño a mi viejo es maravilloso.

-¿Hubo algo en especial que te haya generado un fuerte impacto?

-La verdad, estoy tratando de no hablar porque en este momento no me salen muchas palabras en el sentido de que estoy en un momento difícil de mi vida, en un momento donde desde que se fue papá dejó un… ¿Cómo decirte? Es muy difícil. Una parte de mi corazón se fue con él. Es todo más difícil.

-De las charlas con tu papá, ¿te dijo qué cuenta pendiente tenía con el fútbol? ¿Dirigir otra vez a la Selección, a Boca, o al Napoli?

-El estaba muy contento en Gimnasia. Ahí lo trataron bien y lo amaron mucho. Yo estaré agradecido a su hinchada por toda la vida, por cómo trataron a mi viejo, por cómo me trataron a mí cuando fui a la cancha, cuando fui a ver los entrenamientos, vi cómo la gente del club cuidaba a mi viejo. Iba a seguir por algunos años más como técnico. Mi sueño hubiese sido verlo entrenando al Napoli, obviamente. Sé que a él le hubiese gustado.

-¿Y de dirigir a Boca te dijo algo?

-La verdad que no. Hablábamos poco de Boca con mi viejo porque ustedes saben que yo soy hincha de River. Pero me imagino que le hubiese gustado.

-¿Cuándo fue tu último contacto telefónico con tu papá?

-Algunos días después de la operación (2 de noviembre, del hematoma) hicimos un Facetime y charlamos. Ahí lo vi muy bien. Después me enfermé con el Covid-19, estuve muy mal y no tuve la posibilidad de poder hablar.

-¿Tenías miedo de que tu papá se muriera por cómo estaba de salud o fue sorpresiva?

-Esta es una pregunta complicada… Uno siempre tiene miedo que pueda pasar algo, más en un momento que mi viejo se había operado. No estaba 100%, pero… Esperarse que se te muera un padre o una madre no se lo espera y uno nunca quiere aceptarlo, tampoco. Miedo, no. Pero estábamos todos preocupados por el estado de salud con papá.

Tu papá llegó a conocer a tus hijos y hasta se difundieron fotos. ¿Cómo tomaron ellos la ausencia del abuelo?

-Mi hijo tiene dos años y medio, y la otra un año y tres meses. A la nena no le dijimos nada porque parece que no lo entendió porque es demasiado… Al grande, sí, le tuvimos que decir que el abuelo ahora es un angel, que nos mira desde el cielo. Pero tratamos de que no sea muy traumático. Igual, siempre es difícil, muy complicado.

-¿Hay algo que querés que el público argentino tenga claro, más allá del cariño que tenías por tu papá?

-Lo que es importante es agradecer a la gente de Gimnasia por el amor que le demostraron a mi viejo, fue algo increíble y se lo demostraron en vida. Fue maravilloso. Ojalá yo pueda ir pronto a Argentina porque es parte de mi vida.

Fuente: ole.com

Compartí