Denuncian a YPF en la Oficina Anticorrupción por una licitación millonaria

26/10/2019

Denuncian a YPF en la Oficina Anticorrupción por una licitación millonaria

Una bateria de demandas busca frenar la adjudicación a Horamar del servicio de transporte de combustibles en el corredor San Lorenzo-Barranqueras. En YPF destacan que la licitación permitió recortar un 50% los costos logísticos en esa arteria fluvial. Los planteos judiciales cuestionan que las barcazas utilizadas se construirán en Paraguay. Mal timing político y más de 200 empleos en riesgo.

Una millonaria licitación de YPF fue impugnada por una batería de demandas en distintos fueros judiciales y en la Oficina Anticorrupción. En términos simbólicos, la denuncia más estridente la presentó la Cámara de la Industria Naval (CINA) en el organismo que dirige Laura Alonso. El texto, al que accedió EconoJournal y lleva la firma de Silvia Martínez, titular de esa entidad, solicita que se investigue si se cometieron irregularidades en el proceso licitatorio que adjudicó a la empresa Horamar el servicio de transporte fluvial de combustibles entre San Lorenzo (Santa Fe) y Barranqueras (Chaco) a partir de enero de 2021.

No es un iniciativa más: es el mayor contrato de YPF en el segmento de transporte marítimo de hidrocarburos. Regula el principal corredor de combustibles del país. Desde YPF destacan que la iniciativa permitió recortar de forma significativa los costos logísticos de esa arteria que recorre el rio Paraná.

Martínez también rubricó una demanda contra YPF en la Justicia en la que requiere que se secuestre toda la documentación vinculada con el concurso, incluso los e-mails enviados entre los directivos de la petrolera y Horamar, una de las principales compañías navieras del país, que es controlada por el grupo griego Navios Maritime (dueña del 70% del capital accionario) y cuyo referente local es Claudio López, que maneja la empresa junto con sus hermanos Horacio y Carlos. Las actuaciones recayeron en el Juzgado federal Nº 10 del fuero Civil y Comercial, que la semana próxima podría expedirse al respecto.

¿Qué es lo que cuestiona la cámara de la industria naval?

La impugnación central de sus presentaciones es que Horamar construirá la mayoría de las embarcaciones que utilizará para prestar el servicio en Paraguay.

La CINA no termina de entender por qué YPF, una empresa controlada por el gobierno de Mauricio Macri, incentivará el desarrollo de la industria naval del país vecino, que es más incipiente y tiene menos capacidad instalada que la argentina.

Por eso, en sus demandas judiciales denuncia a la petrolera que preside Miguel Ángel Gutiérrez de incumplir con el artículo 15 de la Ley 27.418 (de Promoción de la industria naval), sancionada hace apenas dos años (en noviembre de 2017) con respaldo de Cambiemos en el Congreso.

“Esa Ley sólo permite recurrir a la construcción de buques en el extranjero, previo informe fundado elaborado por la Comisión asesora de la industria naval”, advirtió la cámara naval en su demanda ante la Oficina Anticorrupción. “Resulta sugestivo el hecho de que además de que no se habría solicitado ese informe, tampoco se consignó en los pliegos de licitación el requisito de que las embarcaciones para prestar el servicio solicitado debían ser construidas en el país”, añadió.

Al menos seis barcazas tanque serán construidas por Horamar en el astillero Chaco Paraguayo, uno de los más grandes de ese país. Tras la presión de sindicatos y federaciones marítimas se informó que de la construcción también participarían astilleros locales. “Horamar avanzó en acuerdo con astilleros nacionales para sumarlos en el proceso de construcción de las nuevas barcazas, las cuales serán alistadas en astilleros argentinos”, respondió YPF a la consulta de este medio. Sin embargo, no precisaron los nombres de las empresas locales involucradas.

YPF sabía incluso desde antes de lanzar la licitación que las embarcaciones se construirían en Paraguay. Un equipo de técnicos que responden a Andrés Scarone, gerente de Planificación Operativa y Abastecimiento de YPF, viajó a ese país a relevar la capacidad de sus astilleros para fabricar las barcazas que transportan gasoil hasta Barranqueras.

Fuentes del sector naviero indicaron que los trabajos finales se realizarán en el astillero SPI de Horacio Tettamanti, pero su ubicación (en Mar del Plata) y su insuficiente capacidad tecnológica no son las óptimas para fabricar barcos de este tipo.

EconoJournal se comunicó con Horamar, pero desde la firma evitaron comentarios oficiales, aunque informalmente allegados a la empresa admitieron que aún no está definido qué astilleros locales estarán involucrados y cuál será su participación específica. Sí aseguraron que la construcción de las barcazas se financiará con créditos que conseguirá el astillero Chaco.

Lo hicieron para desestimar que la fabricación de las barcazas se financie con un préstamo de US$ 100 millones estructurado por el Morgan Stanley que recibió Horamar a fines de 2017.

No innovar

El SUPeH, el histórico sindicato de los obreros marítimos de YPF, denunció a la petrolera a principios de octubre en el fuero Criminal y Correccional federal. La denuncia cayó por sorteo en el Juzgado Nº2 a cargo de Sebastián Ramos. El gremio salió abiertamente a intentar frenar el proceso licitatorio. Pidió medidas de prueba urgentes y una medida cautelar de no innovar.

El SUPeH, que desde hace décadas tiene una silla en el Directorio de YPF (hoy ocupada por Roberto Monti, ex presidente de la petrolera en los ’90, tiene razones para estar preocupado. Con la adjudicación a Horamar del servicio San LorenzoBarranqueras, un tramo estratégico para el abastecimiento de combustibles en la zona centro y norte del país, cerca de 200 trabajadores perderían sus puestos de trabajo en el transcurso de 2020. Son operarios que están enrolados en National Shipping, la empresa que posee la representación del gremio que lidera Antonio “Coco” Cassia, que perdió su lugar con Horamar, una empresa de bajísimo perfil que, pese a eso, evidencia algunos puntos de contacto con el gobierno actual.

Jorge Metz, ex subsecretario de Puertos y Vías Navegables entre 2015 y 2018, lideró una cruzada contra los sindicatos y armadores marítimos por pedido del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Antes de asumir el cargo, Metz se había desempeñado por casi 10 años (2017-2015) como gerente de Transporte de Horamar. Metz es hoy secretario del Comité Intergubernamental de Coordinación de los Países de la Cuenca del Plata, un organismo casi diplomático que gestiona la Hidrovía.

Fuentes del mercado naviero señalan además que otros de los vinculos de la compañía con Cambiemos está encarnado por Albi Czernacowsky, ex director de la Juventud del PRO en la provincia de Buenos Aires, que es hijo de la esposa de Horacio.

López. Aunque en su caso, el dirigente político, hoy alineado con Juan Manuel Urtubey, señaló a este medio que “nunca tuve ninguna relación profesional con la empresa, eso fue corrió en paralelo a mi vida pública”.

Primera hoja de la denuncia del SUPeH ante el fuero federal en lo Criminal y Correccional.

La última demanda en contra de YPF lleva la firma de Juan Carlos Smith, ex titular de la CGT y actual presidente de la FeMPINRA, la federación que agrupa gremios marítimos y portuarios.

Cronología

YPF lanzó el 11 de abril la licitación de dos servicios de transporte fluvial de combustibles entre San Lorenzo y Barranqueras desde el 1º de enero de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2026, con la posibilidad de renovarlo por dos años más. El proceso se adjudicó a Horamar el 6 de septiembre, un mes después de la abultada derrota del gobierno en las PASO.

Algunos ejecutivos del mercado petrolero se pregunta si, en un escenario político como el actual, no hubiese sido preferible esperar un poco más hasta que se disipe la incertidumbre política. Esa línea argumentativa está esbozada en la mayoría de las denuncias en la Justicia contra YPF. Tanto la cámara naval como el SUPeH critican que la adjudicación se otorgó en un período de transición política, cuando no está claro si el proyecto seguirá siendo estratégico en caso de que se modifiquen las políticas navieras del Poder Ejecutivo.

Desde YPF explican que “se trata de un servicio que viene prestando National Shipping por más de 20 años, con distintos formatos contractuales, venciendo el contrato vigente en enero de 2021”. “Se inició un proceso de licitación con dos años de antelación. Este caso tiene una importancia y complejidad logística particulares y se buscó asegurar un proceso competitivo de proveedores, con lo cual la licitación se inició en 2019 con la finalidad de adjudicar el servicio para que esté operativo en 2021”, afirmaron ante la consulta de este medio.

YPF invitó a 12 compañías navieras a licitar. Por la fragilidad macroeconómica y la falta de financiamiento, sólo cinco presentaron ofertas técnico-económicas. Fueron Horamar, National Shipping; una UTE entre Southern Cross y Copetrol (de la familia Sapag de Paraguay), luego descalificada por cuestiones técnicas; y Marina Cruz del Sur y UABL, que en los hechos no contaban con el expertise técnico para pelear por la compulsa. Así planteado, el concurso se redujo a una disputa entre los dos primeros de esta nómina.

YPF tiene un argumento de peso para justificar la consistencia económica del proceso. El contrato 2021-2026 de la ruta San Lorenzo-Barranqueras será un 50% más barato que el que termina a fines de 2020. Costará unos US$ 70 millones, según indicaron allegados a la empresa. Fuentes del mercado naviero defendían una cifra más elevada. “La adecuación del sistema logístico para abastecer a Barranqueras implica una reducción cercana al 50% de los costos para YPF”, respondió la compañía.

Lo curioso es que antes de lanzar la licitación, YPF recibió de parte de National Shipping, actual concesionario del servicio, una propuesta para reducir un 40% los costos del contrato si la petrolera accedía a una renovación. La empresa controlada por el Estado alega que esa oferta se formalizó sobre el lanzamiento de la licitación, por lo que no había tiempo de frenarla. National Shipping evaluó no presentarse al concurso por los múltiples requerimientos técnicos establecidos por YPF. Sin embargo, ante esa posibilidad concreta, la petrolera flexibilizó la condiciones del pliego. Necesitaba que National Shipping participe para evitar reclamos legales futuros. Aún así, National presentó la mejor oferta durante la primera vuelta de la licitación, pero extrañamente —aunque en su derecho— YPF realizó una segunda ronda que finalizó con la adjudicación a manos de Horamar.

“A lo largo de las instancias de la licitación, la oferta integral presentada por Horamar resultó la más conveniente para YPF, tanto en términos técnicos como económicos. Como parte de dicha propuesta se incorporó a la flota nacional una flota de remolcadores y barcazas, con 20% más de volumen y 92% más de empuje que el servicio actual”, precisaron desde YPF.

Un timing complicado

Puertas adentro de YPF admiten que existía un descontento anterior con National Shipping. El vicepresidente de Downstream, Santiago Martínez Tanoira, llegó incluso a iniciar una serie de auditorías para detectar irregularidades en el contrato, pero esos procesos no encontraron anomalía alguna.

Si la intención, entonces, fue lanzar un concurso para cambiar al contratista, lo llamativo del proceso es el timing.

¿No es desaconsejable, en términos políticos, adjudicar un contrato millonaria en este escenario político, signado por la incertidumbre, y un mes después de una dura derrota del oficialismo en la PASO? ¿No hubiese sido preferible esperar hasta después del 27 de octubre para adjudicar el contrato?

EconoJournal formuló esas preguntas a YPF, pero no obtuvo respuesta. Se podría ir un poco más allá: ¿Qué pasará con el contrato, que prevé que las nuevas embarcaciones que utilizará YPF se construirán en Paraguay, si el Frente de Todos se impone en las elecciones presidenciales? ¿Convalidará un gobierno liderado por Alberto Fernández un contrato que Una vista área del centro logístico de Barranqueras, ubicado en Chaco.

terminará incentivando el desarrollo de la industria naval del país vecino por sobre los astilleros locales? Es probable que por antecedentes históricos y discursivos una eventual administración de Fernández no coincida con esa visión. Y menos si eso implica ponerse en contra a la mayoría de los gremios y federaciones fluviales y marítimos.

Como admitió un alto ejecutivo de YPF, “el timing de la licitación no fue el mejor”. “Aunque técnicamente es irreprochable”, resaltó.

¿Qué pasará si el próximo gobierno se opone a que las barcazas empleadas por YPF se construyan en Paraguay? El contrato con Horamar ya está firmado, pero la empresa no cuenta con otros barcos de bandera nacional que puedan utilizar en reemplazo. El costo de desandar un contrato millonario ya rubricado sería altísimo. ¿Qué dictaminará la Justicia? ¿Y qué decidirá la política si los resultados del domingo no son favorables a la Casa Rosada? Difícil manejar tantas variables de alto riesgo, incluso para una empresa manejada por técnicos de primer nivel como YPF.

Fuente: Econojournal.

Compartí