Cuatro empresas petroleras contaron sus acciones contra el COVID-19

02/07/2020

Cuatro empresas petroleras contaron sus acciones contra el COVID-19

Tecpetrol, Pampa Energía, Total Austral y Pluspetrol detallaron los protocolos y reflexionaron cómo será el trabajo del futuro.

El COVID-19 es el obtáculo más desafiante para las empresas de todos los rubros. Para las petroleras en particular, les implicó un freno de la demanda inédito que obligó a pausar inversiones, reducir actividad y negociar nuevos hábitos con sus plantillas de colaboradores. Cuatro importantes directivos contaron cómo las operadoras a las que representan están afrontando estos tiempos desde el día uno, publicó +e.

Horacio Marín de Tecpetrol, Dominique Marion de Total, Horacio Turri de Pampa Energía y Claudio De Diego de Pluspetrol repasaron algunas de sus acciones. Una de las conclusiones fue que la pandemia aceleró en muchos años la digitalización de las operaciones. El trabajo remoto o home office llegó para quedarse -incluso en el Congreso se busca darle un marco regulatorio-, una modalidad que también cambia las relaciones laborales.

“Estamos ante una nueva forma de trabajar. Se aceleró la utilización de las tecnologías de cinco a diez años. En el pasado, el home office lo discutíamos pero ahora es una necesidad”, dijo Marín, director de Exploración y Producción de Tecpetrol. “Creo que vamos a aumentar la eficiencia en las operaciones gracias a la digitalización y su incorporación rápida en estos tiempos. Vamos a meterle mucha más tecnología”, añadió.

En las tareas de campo, las cuatro operadoras realizaron tests de temperatura y olfato, junto a la declaración jurada. En general, tuvieron dificultades en los primeros días para hacerse de stock de insumos como barbijos y alcohol en gel. Como ocurrió en buena parte del país, la especulación llevó a que esos insumos tuvieran un alto costo. Tuvieron que escribir protocolos en tiempo récord, sumar infectólogos como colaboradores y reforzar las relaciones con sus contratistas y los gobiernos locales.

“No hay que subestimar las medidas de prevención hasta que se conviertan en un hábito. Nosotros hacemos auditorías para ver el cumplimiento”, apuntó Marín. La petrolera que opera Fortín de Piedra en Vaca Muerta tuvo que frenar inversiones al ver que los ingresos caían, al mismo tiempo optimizaron operaciones y cerraron pozos poco rentables con costos variables. Ajustaron la producción al contexto de la demanda.

” Vamos a aumentar la eficiencia en las operaciones gracias a la digitalización”. Horacio Marín (Tecpetrol)

“Esto es coyuntural, hay futuro”. Claudio De Diego (Pluspetrol)

Dominique Marion es el director general de Total Austral. Nació en Francia, donde se formó y pasó buena parte de su trayectoria laboral. En la Argentina está en ese importante cargo desde 2018. “En este corto tiempo no tuve tiempo de aburrirme”, señaló en Energy Forum al repasar las recesiones, devaluaciones, cambios de funcionarios y resoluciones o decretos para el sector.

“Hay cuatro claves: organizarse, comunicar, involucrar a la gente y darles perspectivas. Una crisis no es un contexto agradable, por eso hay que motivar y tener como prioridad la salud de los empleados. El miedo es un sentimiento natural y las empresas tienen que dar confianzas. Yo experimenté en Gabón el Ébola, me acuerdo que mi única preocupación era mi familia; me relajé cuando la compañía implementó un protocolo”, recordó.

Marion también destaca la aceleración de la transformación digital, que fue en tiempo récord por el coronavius. En una semana, los equipos de IT pusieron en marcha unos 1500 puestos de trabajo con la modalidad de home office. “Estas son herramientas que vamos a seguir usando como empresa en nuestras operaciones en todo el mundo, va a sumarse como parte de nuestra manera de trabajo”, aseguró.

“Hay cuatro claves: organizarse, comunicar, involucrar a la gente y darles perspectivas”. Dominique Marion (Total Austral)

” Hemos logrado consolidar un equipo de trabajo de personas, ya no de colaboradores”. Horacio Turri (Pampa Energía)

Los hidrocarburos fueron declarados actividad esencial desde el día 20 de marzo, con guardias mínimas para garantizar la producción y transporte tanto de petróleo como de gas. Esto llevó a las empresas a tener que equilibrar el nuevo escenario de baja de actividad por el derrumbe de la demanda -las estaciones de servicio tuvieron caídas de hasta 88% en sus ventas de nafta- con la seguridad para evitar que el virus llegue a las instalaciones.

A su turno, Claudio de Diego, CEO de Pluspetrol, dijo que fue importante el aprendizaje de las experiencias de la empresa en sus actividades en Perú y Ecuador, dos países que sufrieron la crisis del coronavirus. “Nos encontramos bastante entrenados porque realilzamos periódicamente simulacros de escenarios no deseados. Nunca pensamos que íbamos a tener que enfrentarlo”, repasó.

“El impacto de la pandemia es físico y también mental. Con psicólogos hacemos webinars sobre ansiedad, angustia y la gestión del trabajo en casa. Implementamos programas donde comentamos cómo está la compañía y los escenarios que afrontamos para calmar la angustia, la frustración y el sentimiento de aislamiento”, detalló De Diego. “Esto es coyuntural, hay futuro. Vamos a retomar los proyectos y encauzarnos en la ruta del crecimiento de la compañía y del desarrollo de las personas”, agregó.

En tanto Horacio Turri, director ejecutivo Oil & Gas en Pampa Energía, reflexionó que los equipos de trabajo “están en la misma trinchera contra un enemigo difuso e inesperado”. “El trabajo se metió en nuestras casas y en nuestra vida social. Nos encontramos e intercambiando cuestiones de trabajo durante todo el día y a conocer el lado humano de los colaboradores. Nos adaptamos a las dinámicas de gente con hijos pequeños o adolescentes, o con un adulto mayo bajo cuidado”, subrayó.

Más allá de la crisis, para Turri hay un nuevo sentido de pertenencia en las empresas. Tener que lidiar con el encierro ha llevado a estrechar vínculos entre colaboradores más allá de los laboral. “Ya no es obligación cumplir con un horario de trabajo, sino que es un desafío personal llevar adelante la tarea que cada uno tiene dentro del organigrama de la compañía. Hemos logrado consolidar un equipo de trabajo de personas, ya no de colaboradores”, sostuvo.

Compartí