Crisis en la OPEP: sigue el fuego cruzado entre Rusia y Araba Saudita

10/03/2020

Crisis en la OPEP: sigue el fuego cruzado entre Rusia y Araba Saudita

Desde el gobierno ruso dijeron que no cierran la puerta a un acuerdo en la OPEP. La saudí Aramco anunció un fuerte aumento de la producción de petróleo.

El conflicto entre Rusia y Arabia Saudita, que hizo colapsar en el arranque de la semana el precio del petróleo, continúa, aunque los precios se recuperan este martes. Ambos países hicieron nuevas afirmaciones, pero sin un nuevo acuerdo.

El ministro ruso de Energía, Alexandre Novak, declaró el martes que su país no ha cerrado la puerta a la alianza con la OPEP para estabilizar el mercado del petróleo. Mientras que la mayor petrolera del mundo, la saudí Aramco, anunció que incrementará fuertemente la producción.

“La puerta no está cerrada”, dijo, en una entrevista con la televisión Rossiya 24, en la que subrayó que el hecho de que el acuerdo de reducción de la producción no se haya prolongado más allá del mes de abril “no significa que en el futuro no podamos cooperar entre países OPEP y no-OPEP”.

Por otro lado, el gigante petrolero saudita Saudi Aramco anunció que producirá 12,3 millones de barriles al día a partir de abril, un importante aumento de producción en un contexto de guerra de precios con Rusia.

“Saudi Aramco anuncia que suministrará a sus clientes 12,3 millones de barriles de petróleo bruto al día en abril”, dijo la empresa pública, en un comunicado publicado en la web de la bolsa de Riad.

Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, produce actualmente unos 9,8 millones de barriles al día, lo que significa que su producción en abril aumentará en 2,5 millones de barriles.

“La compañía acordó con sus clientes proporcionarles estos volúmenes a partir del 1 de abril de 2020. La empresa espera que haya un efecto financiero positivo a largo plazo”, indicó Saudi Aramco.

La semana pasada fracasaron las negociaciones entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia para recortar su producción y los sauditas reaccionaron rebajando el precio de sus barriles a partir de abril.

La decisión saudita hizo caer los precios del crudo y desató el lunes una jornada negra en los mercados de todo el mundo.

Arabia Saudita afirma tener una capacidad máxima de producción de 12 millones de barriles al día, pero es difícil saber si puede mantener este ritmo de producción a largo plazo.

El país tiene decenas de millones de barriles de petróleo en reservas estratégicas de las que podrían salir sus barriles suplementarios.

Pese a que continúa el fuego cruzado, los precios del petróleo subían cerca de un 4% el martes tras su mayor caída de un día en casi 30 años, ya que los inversores observaban la posibilidad de un estímulo económico, aunque una inminente guerra de precios presionaba el ánimo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el lunes que tomará medidas “importantes” para proteger la economía contra el impacto del COVID-19, mientras que el Japón planea gastar más de 4.000 millones de dólares en un segundo paquete de medidas.

El Brent ganaba 1,44 dólares, o 4%, a 35,80 dólares por barril luego del máximo de sesión de 37,38 dólares. El West Texas Intermediate (WTI) subía 1,52 dólares, cerca del 5%, a 32,65 dólares el barril tras llegar más temprano a 33,73 dólares.

Ambos referenciales se desplomaron un 25% el lunes, cayendo a sus niveles más bajos desde febrero de 2016 y registrando sus mayores descensos porcentuales de un día desde el 17 de enero de 1991, al comienzo de la primera Guerra del Golfo.

Los volúmenes de negociación para los contratos de próxima entrega del Brent y del WTI tocaron niveles récord el lunes después de que tres años de cooperación entre Arabia Saudita y Rusia y otros grandes productores de petróleo para limitar el suministro se desmoronaron el viernes, lo que desencadenó una guerra de precios por la participación en el mercado.

Fuente: ambito.com/economía

Compartí