Condenaron a 22 años de prisión a Cristian Aldana, ex líder de la banda El Otro Yo

12/07/2019

Condenaron a 22 años de prisión a Cristian Aldana, ex líder de la banda El Otro Yo

Tras un proceso penal que duró más de un año, Cristian Aldana, ex líder del grupo El Otro Yo, fue condenado a 22 años de cárcel por el delito de corrupción de menores por el Tribunal Oral Criminal Nº25, integrado por los jueces Rodolfo Bustos Lambert, Ana Dieta de Herrero y Rodolfo Goerner.

El fiscal de juicio Guillermo Pérez La Fuente había pedido 35 años de cárcel en su alegato; los abogados querellantes que representaron a las víctimas solicitaron hasta 40 años de prisión para el músico.

El juicio oral comenzó en mayo del año pasado después de un proceso judicial que se inició con las denuncias de 10 mujeres, quienes acusaron a Aldana de haber abusado de ellas entre 1999 y 2010, cuando tenían entre 13 y 16 años. Sus testimonios detallaron orgías con otras menores, enfermedades de transmisión sexual y agresiones físicas.

Antes del veredicto, Aldana se dirigió al Tribunal y apuntó directamente contra el fiscal Pérez La Fuente y quiso mostrarse como víctima. “(El fiscal) pidió 35 años de forma desmedida, desalmada y sin fundamento. La intención es usarme como trofeo. En este caso, un músico de rock, independiente y solidario políticamante con la música”, dijo el imputado.

La mayoría de las víctimas fueron seguidoras del grupo que habían sido contactadas, a través de redes sociales o por teléfono, por quien entonces era su ídolo. Muchas tuvieron sus primeras experiencias sexuales con él. La corrupción de menores, según consideraron los jueces, fue probada en cuatro casos de los siete denunciados.

Aldana no estuvo presente en la sala en el momento de la lectura tal como lo pidió. El músico, preso en el sector de agresores sexuales de Marcos Paz desde 2016, entregará su perfil de ADN para que sea incluido al Registro de Datos Genéticos del Ministerio de Justicia, que cuenta con muestras de condenados como Jorge Mangeri y el cura Julio César Grassi.

Compartí