Amalia Granata recordó situaciones machistas que vivió con el Ogro Fabbiani

30/04/2020

Amalia Granata recordó situaciones machistas que vivió con el Ogro Fabbiani

La diputada habló de su breve noviazgo con el futbolista, padre de su hija Uma, y relató hechos que la marcaron, según comenta Ciudad Magazine.

Iniciando una carrera en los medios tras su paso por Gran Hermano, en 2007, Amalia Granata hizo las valijas y voló con destino a Rumania para acompañar a su entonces novio futbolista Cristian “Ogro” Fabbiani. Sin embargo, el romance terminó prontamente y sin eludir el escándalo: Amalia descubrió infidelidades y regresó a la Argentina, embarazada. Hoy, Uma ya tiene 12 años.

En nota con Los Ángeles de la Mañana, un día después de que Yanina Latorre diera detalles de su matrimonio con Diego Latorre y se arrepintiera de haber sido “sometida” en muchas situaciones pasadas, Granata recordó su mala experiencia amorosa con el padre de su hija.

“Yo estuve poco tiempo con él, pero me alcanzó bastante. En mi caso, era tan diferente mi mundo, mi vida, con la de él, que al principio los polos opuestos se atraen. Creo que esa fue la atracción. Pero después esa atracción hay que sostenerla en la convivencia, en la diaria, y éramos tan diferentes y ellos (los futbolistas) son tan machistas, tan especiales, que a mí me costo mucho. Yo siempre fui muy libre y vivir sometida, porque así vivía, me costó horrores. Por eso decidí volver. Digo volver porque estaba en Rumania”, contó Amalia, recordando a la distancia dicho vínculo.

Luego, Ángel de Brito le pidió que cuente hechos puntuales que la marcaron y Granata relató dos situaciones de extremo machismo. “Yo con él viví un montón de situaciones. Nosotros íbamos a cenar a un restaurante que los futbolistas tenían gratis. Un día me puse un pantalón blanco. ¿Para qué? No te puedo explicar. Me dijo que yo era una ‘put…, que iba con el pantalón blanco porque quería que todos los compañeros me miren el culo’. Fue tanto, tanto, tanto, que fui y me lo saqué. Tuve que ir con un jogging”, recordó Amalia.

Luego expuso otro momento que la avergonzó: “Otro día fuimos a un cumpleaños, era una fiesta, y yo me maquillé. ¿Para qué? Me tuve que sacar el maquillaje. Fueron un montón de cosas”.

Compartí