ALUAR donó 9.000.000 de pesos para el desenvolvimiento institucional del PRO

05/07/2020

ALUAR donó 9.000.000 de pesos para el desenvolvimiento institucional del PRO

El año pasado, el PRO recibió aportes privados por casi $47 millones para su desenvolvimiento institucional, la categoría por la cual los partidos políticos pueden recibir apoyo económico por fuera de las donaciones destinadas a las campañas electorales. De ese monto, unos $33 millones provinieron de una docena de empresas privadas. Los restantes $14 millones fueron donados por más de 400 individuos, entre ellos, un número importante de entonces funcionarios.

Los números contrastan con los aportes declarados por el Partido Justicialista en su Balance 2019, que fueron mucho más austeros. Ante la Justicia Electoral, la principal fuerza política que integra el Frente de Todos informó haber recibido contribuciones privadas por solo $2 millones, que fueron aportadas por 13 legisladores nacionales y funcionarios. A diferencia del partido fundado por Mauricio Macri, el PJ no consignó haber recibido fondos para su desenvolvimiento institucional de ninguna empresa.

Los datos surgen de los balances al 31 de diciembre del 2019 presentados por las agrupaciones políticas ante la Justicia Electoral a principios de junio, a los que accedió Infobae. Estos Balances no incluyen información de los ingresos y gastos de la campaña para las elecciones primarias y generales del año pasado, ya que cada agrupación tuvo que presentar, a su vez, un informe previo y final con los ingresos y gastos para esos comicios. Esos informes están siendo auditados por la Justicia.

La recaudación en 2017

Los casi $33 millones que recibió el PRO de 12 compañías privadas para su funcionamiento el año pasado contrastan con los $101 millones que recaudó de 98 empresas en 2017, cuando no estaban permitidos los aportes de personas jurídicas para campañas electorales, pero sí para el funcionamiento partidario. Si se toma la inflación acumulada del 182% desde diciembre de ese año, esos $101 millones de fondos empresarios equivaldrían hoy a unos $267 millones.

Las contribuciones fueron hechas casi todas en los tres meses previos a las elecciones legislativas de ese año, según analizó Infobae del Balance 2017 del PRO.

Fue el caso por ejemplo de Vicentin SAIC, hoy en el medio de una disputa política y señalada por el Gobierno por haber sido favorecida por la anterior gestión con generosos créditos del Banco Nación. Esta empresa no aparece como donante para el desenvolvimiento institucional en el Balance 2019 del PRO, pero sí en el de 2017, junto a otras dos firmas del Grupo Vicentin, el frigorífico Friar y la productora de biodiésel Renova. Las tres habían sido donantes del partido por un total de $7 millones de ese momento en seis pagos, cinco de los cuales fueron entre julio y octubre, el mes de las elecciones legislativas de ese año. El Balance 2017 del PRO aún no fue aprobado por la Justicia Electoral.

Recién a partir de la reforma de la ley de Financiamiento de Partidos Políticos que impulsó el macrismo el año pasado, se habilitaron nuevamente los aportes de empresas, tanto con fines partidarios como electorales. Esto permitió que el Grupo Vicentin le aportara a la fórmula presidencial de Juntos por el Cambio para las últimas elecciones, un total de $19 millones. Lo hizo a través de Friar, Algodonera Avellaneda y Oleaginosa San Lorenzo tanto en las PASO como en las generales.

De acuerdo al último Balance de la fuerza política que condujo el Gobierno hasta diciembre, el principal aporte para el desenvolvimiento institucional en 2019 fue el de Aluar, la única productora de aluminio primario en Argentina y una de las mayores en Sudamérica. La firma del Grupo Madanes donó $9.000.000. Esta cifra es apenas inferior al máximo permitido por año para el funcionamiento de un partido en el orden nacional, tanto para las personas físicas como para las empresas.

Aluar ya había donado a la campaña presidencial de Macri para las PASO $4.500.000. Pero tras la derrota del candidato de Juntos por el Cambio en las Primarias, no repitió el aporte para las elecciones Generales de Octubre. En cambio, la firma decidió apostar por el candidato del Frente de Todos, con dos contribuciones: una de $900.000 el 23 de Agosto y otra de $2.750.000 cuatro días antes de los comicios del 27 de Octubre, según declaró esa alianza en el Informe Final de Ingresos y Egresos de las elecciones Generales para Presidente que presentó ante la Justicia Electoral.

En monto, el segundo donante para el funcionamiento institucional del PRO fue Unicenter SA, dueña del shopping del mismo nombre en la zona norte del Gran Buenos Aires, con $5 millones. Controlada por el holding chileno Cencosud, esta firma también le aportó a Macri $4 millones para la elección general en las que buscaba su reelección, y ya había hecho lo mismo por otros $ 4,5 millones en las primarias de agosto. En total, si se suman los aportes electorales y para el partido, Unicenter SA apoyó al PRO y al ex presidente con $13,5 millones.

Apenas por debajo en el ranking de aportes con fines partidarios, en el Balance 2019 se ubica Niza SA con $4,5 millones, una de la empresas del Grupo Aceitera General Deheza (AGD) del ex senador peronista Roberto Urquía, hoy manejado por su familia. Este holding cerealero y alimenticio fue el mayor donante de la campaña presidencial de Macri, pese a haber apostado públicamente al triunfo de Alberto Fernández después de las primarias.

El también dueño también de Nuevo Central Argentino (NCA) -operadora de los servicios de carga del ex Ferrocarril Mitre- le aportó a la fórmula de Juntos por el Cambio, a través de las distintas empresas del Grupo AGD, $10 millones para las PASO y otros $19 millones para las elecciones generales. De esa cifra, Niza SA -fabricante de salsas y aderezos- contribuyó con $3,5 millones para las primarias y con otros $9 millones para las generales. En total, si se suma el aporte electoral y el destinado a desenvolvimiento institucional, la empresa apoyó al PRO y a la reelección de su candidato con $17 millones.

Pero ese no fue la única contribución en dinero para las elecciones del Grupo AGD. Tras el contundente triunfo de Fernández en las PASO, el poderoso empresario cordobés decidió apoyar también con el mismo monto -$9 millones- al candidato del Frente de Todos de cara a los comicios de octubre.

También con $5 millones aparece como donante institucional del PRO la firma SICMA SA, del Grupo Pérez Companc. Esta sociedad de inversión ya había contribuido con $9 millones a la reelección de Macri, con dos aportes de $4,5 millones, uno en las PASO y otro en las generales.

La familia Pérez Companc es dueña de la alimentaria Molinos Río de la Plata, beneficiada durante el macrismo en un expediente en el que la Aduana le reclamaba una deuda de USD 70 millones originada en gravámenes sobre exportaciones efectuadas entre 2007 y 2008.

Entre los que financiaron al PRO el año pasado también figura M.B. Holding S.A (Miguens Bemberg Holding) con $3 millones. Su presidente, Carlos Miguens, hizo otro tanto con $450.000. También figuran como donantes del partido su esposa, Antonia Cayetana Robirosa, también con $450.000, y su hermano Diego Fernando Miguens, con $1,5 millones. En total, sus contribuciones personales y a través del holding familiar suman $5,4 millones.

Los Miguens son accionistas junto con el íntimo amigo de Macri, Nicolás Caputo, de Sociedad Argentina de Energía SA (SADESA), la controlante de Central Puerto SA, empresa líder en la generación energía eléctrica en el país y una de las más beneficiadas por las políticas energéticas del gobierno macrista. El “hermano del alma” del ex Presidente aparece aportando al PRO en forma personal, pero un monto bastante menor: $21.000.

Otro empresa que contribuyó al desenvolvimiento institucional del PRO fue FRIMSA SA con $2,5 millones. Esta firma ya había donado $1.250.000 a la campaña de Macri para las PASO y el mismo monto para la elección de octubre. En total, este frigorífico que fue adjudicado con 757 toneladas de las 29.500 correspondientes a la cuota Hilton para 2019-2020, apoyó al PRO y a su candidato presidencial con $5 millones.

No fue la única empresa del rubro de la carne que aparece en el Balance 2019 del macrismo. Frigorífico Rioplatense SA -también beneficiado con 2.016 toneladas de la cuota Hilton- hizo una donación institucional de $315.000, un monto “menor” en relación a los aportes de campaña que hizo para la reelección de Macri. En la PASO contribuyó con $4,5 millones y en las generales con otros $5. En total, aportó casi $10 millones al PRO y su candidato presidencial el año pasado.

Por montos más bajos aparecen también como donantes del PRO Agro Uranga de la Familia Uranga y Cresud, la empresa agropecuaria del Grupo IRSA, con $138.000; la agropecuaria Teresa Josefina SCA con $70.000; la firma de call center y gestión financiera Essmirna S.A con $42.000; Dusen S.R.L con $7.000; y DPI S.R.L con apenas $4.000.

Los topes fijados por ley

Si bien la reformada ley de Financiamiento estableció montos máximos para las empresas y particulares a la hora de donarle dinero a un partido y/o candidato, esos topes rigen por separado para las campañas y para el desenvolvimiento institucional. Sin embargo, no es inusual que donaciones destinadas al funcionamiento partidario se mezclen con la necesidad de fondos en épocas electorales.

En la última elección general presidencial, el máximo aporte permitido por persona jurídica o física fue de $9.240.988, mientras que la contribución para desenvolvimiento institucional de una agrupación en el orden nacional no puede superar $9.071.235. Los topes los fija la Cámara Nacional Electoral (CNE) y una misma persona o empresa puede aportar esos dos montos, justificando que tienen destinos distintos.

“Como es la primera vez que se aplica la nueva ley, hay que ver cómo lo evalúan los auditores el balance partidario. La norma permite recibir por aporte institucional, más allá de que en la campaña una empresa o persona haya alcanzado el tope. Parte del trabajo de los auditores será ver si el dinero de aporte institucional se canalizó efectivamente para ese fin”, explicaron fuentes de la Cámara Electoral.

Los donantes particulares del PRO

De las 428 personas que aportaron al Partido, el PRO recaudó el año pasado $13.836.250. La gran mayoría lo hizo con tarjeta de crédito y los menos con una transferencia bancaria. La nueva ley de Financiamiento Político estableció la bancarización obligatoria de las contribuciones partidarias y electorales.

La principal donante fue Inés Bengolea. La nieta de Amalia Lacroze de Fortabat le aportó al partido $3 millones en una sola vez. Fue también la mayor aportante de la fórmula de Macri-Miguel Pichetto como persona física en la campaña de las PASO, con otros $4,5 millones.

Le siguen en monto los ya mencionados Diego Miguens con $1,5 millones, su hermano Carlos y su esposa, ambos dueños de Agropecuaria Cantomi SA, cada uno con $450.000.

El gerente comercial de Provincia Seguros y ex gerente de Citibank y ABN AMRO Bank, Esteban de Apellaniz, figura con una donación de $70.000, el mismo monto aportado por Ignacio Vila Obarrio, de la consulta financiera Coswell Advisors.

También aparecen como aportantes de PRO muchos ex funcionarios y legisladores del macrismo, que hicieron contribuciones por montos fijos en distintos meses a lo largo del año, con tarjeta de crédito.

El que más aportó al partido fue el ex ministro de Desarrollo Productivo Francisco Cabrera, con $120.000 en total. También lo hicieron el ex secretario de Legal y Técnica y amigo personal de Macri Pablo Clusellas con $60.000; el ex titular de Autopistas de Buenos Aires S.A Víctor El Kassir, con $50.000; y los ex presidentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) Ricardo Luis Negri y de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo Lucas Figueras, ambos con $48.000 en total cada uno.

Otros que aportaron al Partido durante el año pasado, con montos que van de $30.000 a $37.000, fueron el ex ministro de Modernización Andrés Ibarra; su ex colega de Salud Jorge Lemus, el ex secretario de Energía Gustavo Lopetegui, el ex asesor presidencial Mario Quintana, el ex titular de Trabajo Jorge Triaca, el ex ministro de Justicia Germán Garavano, el ex titular de Cultura Pablo Avelluto, el ex secretario de Medio Ambiente Sergio Bergman, el ex ministro de Transporte Guillermo Dietrich, el ex secretario general de la Presidencia Fernando De Andreis, el ex funcionario del Ministerio de Seguridad Gerardo Milman, el senador Esteban Bullrich y el diputado Álvaro González, entre otros.

Llamativamente no aparece el propio Macri donando para su partido, ni tampoco su presidente hasta principios de este año, Humberto Schiavoni, actual jefe del bloque macrista en el Senado nacional. Tampoco figura el ex jefe de Gabinete y mano derecha del ex presidente, Marcos Peña, ni la ex ministra de Seguridad y actual presidenta del PRO Patricia Bullrich. Sí figura como aportante José Torello, apoderado partidario y ex asesor presidencial, con una contribución de $28.800, y la senadora por Córdoba Laura Rodríguez Machado, actual vicepresidenta 2º del PRO, con $27.500.

Los 13 benefactores del PJ

Los aportantes al Partido Justicialista son apenas 13, todos legisladores nacionales en funciones o que terminaron su mandato en diciembre. En todos los casos hicieron entre diez y doce contribuciones mensuales en el año, por montos que se repiten. En total suman unos $2 millones. El PJ no informó aportes empresarios para su desenvolvimiento institucional.

La contribución particular más elevada es la de Oscar Lamberto, ex presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN) hasta diciembre del año pasado: donó $60.000. Le siguen con aportes de $123.000 los senadores nacionales del Frente para la Victoria José Mayans -de Formosa y actual presidente del bloque Frente de Todos en la Cámara alta- ; Carlos “Camau” Espínola, representante de Corrientes; e Inés Imelda Blas, senadora por Catamarca. Con un poco menos, $111.000, aparece el senador tucumano José Alperovich, hoy suspendido por una denuncia de acoso sexual.

Con donaciones en el año de entre $103.000 y $120.000, aparecen los diputados nacionales José Luis Gioja -actual presidente del PJ-, Darío Martínez, Cristina Alvarez Rodríguez, y Guillermo Carmona, y los que terminaron su mandato en diciembre Pablo Kosiner, Silvina Patricia Frana y Omar Perotti, actual gobernador santafesino. Con un monto más bajo, $40.230, sólo figura el senador justicialista Guillermo Snopek.

Ninguno de ellos parece como aportante de la campaña del Frente de Todos en las últimas elecciones presidenciales, según el Informe Final de Gastos presentado por esa alianza ante la Justicia Electoral.

Aportes públicos y gastos

A las donaciones de privados que recibieron los dos partidos, se suman el dinero que reciben por ley del Estado para su desenvolvimiento institucional, proveniente del Fondo Partidario Permanente. Un 20% de este Fondo se distribuye en forma igualitaria entre todos los partidos reconocidos, y el 80% restante en forma proporcional a la cantidad de votos obtenidos en la última elección de diputados nacionales. Las agrupaciones que reciben este aporte están obligadas a destinar un porcentaje a “capacitación para la función pública y formación de dirigentes e investigación”.

El PRO recibió recursos públicos por casi $9 millones, un monto similar al del PJ, que fue beneficiado con $8.250.000.

Sumados estos fondos públicos, el partido de Macri informó ingresos totales en 2019 por poco más de $56 millones y gastos por $96 millones. Así, su déficit ascendió al cierre del 2019 a $45 millones. Su patrimonio neto al final del ejercicio resultó de $111 millones, ya que a principios de año tenía un saldo a favor de $157 millones.

Entre los gastos figuran el alquiler de locales partidarios por $3 millones; sueldos del personal por $3,2 millones; honorarios profesionales por $1,5 millones; reuniones y congresos por $2,2 millones; actos y manifestaciones por $930.000; propaganda y difusión institucional por $6,9 millones; y publicación en Internet por $3,4 millones.

Asimismo, el Balance 2019 del PRO detalla una serie de capacitaciones en todo el país “para entrenar la capacidad de la comunicación política, el manejo de redes sociales y la oratoria a los diferentes militantes de nuestro espacio político”. Estas actividades incluyeron charlas de “Movilización y voluntariado”, y talleres de “Oratoria”, “Liderazgo”, “Estrategia de comunicación política” y de “Políticas públicas”.

Por su parte, el PJ informó ingresos por poco más de $10 millones y gastos por casi $16 millones. Declaró un patrimonio neto al cierre del 2019 de $25 millones.

Entre los gastos consignados figuran honorarios profesionales por $4,6 millones; sueldos del personal por $4,3 millones; gastos de reuniones y congresos por $1,1 millones. No informa gastos de alquiler ya que los edificios que utiliza el partido son propios. A diferencia del PRO, el gasto en propaganda y difusión institucional es de apenas $6.500 y el de publicación en Internet de $115.083.

También detalla los fondos invertidos en la realización del Congreso partidario de marzo del 2019, así como actividades de capacitación en el Instituto Gestar de Estudios y Formación Política del Partido Justicialista. Se detalla una charla sobre “Comunicación política y redes sociales”, capacitaciones a fiscales para las elecciones del año pasado, y un encuentro de egresados de la Escuela de Dirigentes “con el objetivo de pensar los desafíos de un nuevo gobierno peronista”.

Cómo se procesó la información

La Unidad de Datos de Infobae accedió a los Balances 2017 (ver aquí) y 2019 del PRO (ver aquí), así como al Balance 2019 del Partido Justicialista (ver aquí), todos en el orden nacional, presentados ante la Justicia Electoral.

La información extraída de estos documentos se cruzó con los datos de donantes privados detallados por ambos partidos en sus Informes de Financiamiento de la campaña presidencial (distrito nacional), tanto para las PASO del 11 de agosto, como para las elecciones generales del 27 de octubre. Esos informes también debieron presentarlos ante la Justicia Electoral y fueron descargados de la web de la Cámara Nacional Electoral.

Compartí