Allanaron las viviendas de los Nieves acusados de amenazar a sus vecinos


Los procedimientos fueron ordenados por la jueza penal Daniela Arcuri a pedido del funcionario de Fiscalía, Ariel Corredera. A partir de las 8 de la mañana de ayer, integrantes del GEOP, de Infantería, de la Seccional Sexta y de la Brigada de Investigaciones, conducidos por el comisario Andrés García y el subcomisario Pablo Lobos, allanaron cuatro domicilios pertenecientes al clan de los Nieves. Dos de los procedimientos se hicieron en Antonio Garcés y Balbín, en la extensión del barrio San Cayetano, en una zona de asentamientos ilegales y los dos restantes fueron en la calle Código 513, también zona de ilegales.

Foto Diario Crónica.

Según confirmaron desde la Brigada de Investigaciones, los cuatro domicilios pertenecen a miembros de la familia Nieves.

Al respecto el comisario García explicó que buscaban las armas con la que presuntamente amenazaron a los vecinos, pero que también pretendían localizar a uno de los sospechosos, el menor R.N. de 17 años, a quien sindican como el autor de las amenazas.

“Es que este grupo tiene varios domicilios por los que rotan, entonces es difícil localizar a un sospechoso en particular. Pero como los allanamientos se hicieron temprano en la mañana pudimos establecer cuál es el lugar donde se está quedando” dijo en diálogo con Diario Crónica.

Cabe mencionar que si bien la orden tenía por finalidad buscar armas de fuego, no fueron encontradas en ninguno de los domicilios allanados y posiblemente por el horario, las primeras horas de la mañana, los ocupantes aún estaban durmiendo por lo que no ofrecieron resistencia a las requisas.

Amenazas con armas y robos

El lugar, que de por sí es de difícil acceso porque solo tiene apenas una huella que conduce a las casas de lo alto del cerro, es por cierto un sitio de ilegales. No obstante, allí viven numerosas familias que durante el fin de semana pasado, según las denuncias, fueron amedrentados por R.N. y su grupo, que llegaban armados y les exigían que les den plata para el vino o la birra. “En algunos casos los vecinos dijeron que venían varias veces al día, armados a exigir dinero y ellos les daban lo que sea que tenían a mano” explicó García.

Incluso llegaron a decirles a los vecinos que tendrían que pagar para poder quedarse en sus casas y “aunque venga la policía acá mandamos nosotros”.

Consecuentemente con lo expresado por el secretario de Seguridad Federico Mazzoni “que el policía tenga el control de la calle y no el delincuente”, ayer los uniformados parecen haber tomado el control de ese conflictivo lugar, para alivio de los vecinos.

Compartí