Alberto buscará relanzar el Gobierno desde lo más profundo de la grieta

02/09/2020

Alberto buscará relanzar el Gobierno desde lo más profundo de la grieta

La apelación a la reconciliación y la unidad tanta veces repetida en la Argentina parecen atrapadas en un discurso que, a la hora de los hechos y su comprobación, no hace mella en la sociedad.

A un año de las primarias que allanaron el camino para el arribo de Alberto Fernández al sillón de Rivadavia, y a horas de relanzar su gestión tras el acuerdo con los acreedores para canjear la deuda externa, el escenario nacional que enfrenta parece no admitir grises. Se está a favor o en contra. Se aprueba sin cuestionamientos al mandatario y su gestión o se rechaza sin miramientos.

Ya sea por la estrategia sanitaria para combatir la propagación del coronavirus, la situación socioeconómica o las definiciones políticas de la Casa Rosada, las posiciones se radicalizaron y expresan la profundidad grieta casi sin disidencias, a la hora de analizar la actualidad y proyectar el futuro. Así, lo revela la última entrega del Monitor del Humor Social y Político, que la D’Alessio IROL/Berensztein elabora de manera exclusiva para El Cronista

El sondeo, que durante el mes pasado relevó de manera online la visión de 1421 adultos en todo el país, exhibió el pesimismo absoluto que acompaña a los encuestados que votaron por Mauricio Macri en 2019 y la mayor esperanza de quienes eligieron al actual mandatario. Así, mientras el 96% de los votantes de Juntos por el Cambio cree que la situación económica es peor que la de hace un año atrás (idea que acompaña el 82% de quienes votaron por terceras fuerzas) y el 86% estima que en doce meses su nivel será aún inferior (dos de cada tres personas que optaron por un tercer candidato piensan igual), un 46% de los electores de Fernández ve mejoras en la economía y ocho de cada diez proyecta que en un año habrá una recuperación. Más aún, dos de ellos suponen que ese último escenario se dará en 2020.

 “Se hace evidente que la visión de la realidad presente y futura están profundamente connotadas de lo ideológico. Mientras quienes votaron al oficialismo mantienen el mismo nivel de optimismo del comienzo de la gestión, quienes lo hicieron por Juntos por el Cambio mantienen una evolución contraria”, analiza el consultor Eduardo D’Alessio.

Esa división que se percibe es la misma que explica por qué, a la hora de evaluar la gestión del Gobierno, el 87% de los votantes oficialistas consultados le dieron una buena nota, mientras que el 95% de los que lo hicieron por Juntos por el Cambio, la calificaron como mala.

Imagen de la gestión de Gobierno

“En agosto y a 5 meses de decretada la cuarentena, por primera vez desde el inicio del gobierno del Frente de Todos, las críticas a la gestión superan a la aprobación: 51% versus 47%”, señaló, al respecto, el politólogo Sergio Berensztein y agregó que “consecuentemente esto repercute en la imagen positiva del presidente Alberto Fernández, que alcanza su piso de 47%, el valor más bajo desde diciembre”.

En efecto, la adhesión al Presidente también se fue deteriorando, a tal punto que por primera vez en su mandato muestra un número mayor en la imagen negativa que en la positiva. Y es que mientras el 86% de quienes le dieron su voto lo siguen acompañando, solo 6% del votante de JxC y 29% del que eligió a terceras fuerzas también lo hace.

“Posiblemente esto se deba a un cierto malestar y cansancio entre la población. No obstante, cuenta con cerca de la mitad del apoyo de los argentinos”, indicó D’Alessio, quien apuntó que “la preocupación por el estado de la economía y el devenir sigue estando muy presente entre los argentinos. Aún así, se observa un descenso en las críticas respecto a los meses anteriores, así como una leve disminución del nivel de pesimismo”.

En esa línea, añadió que “un hecho auspicioso es que sigue en aumento la proporción de encuestados que tienen proyectos a futuro que impliquen inversiones (56%), lo que plantea en parte de la población cierta visión de ‘luz al final del túnel’”

“En esta medición, la inflación recupera el primer puesto en el ranking de temas que más preocupan a los argentinos con 69%, relegando a la inseguridad al segundo lugar, aunque mantiene los valores de julio: 68%”, acota Berensztein, para sostener que “ésta y las principales cuestiones económicas generan mayor alarma entre los electores de Juntos por el Cambio. Por otro lado, el temor al contagio del Covid-19 sigue retrocediendo para ubicarse en el sexto puesto y preocupa más a los oficialistas, al igual que la violencia contra las mujeres”.

En cuanto al ranking nacional de imagen positiva, solo el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta logra adhesiones de uno y otro lado de la grieta. “Se mantiene en la cima con el 54% de aprobación entre los consultados. Su valoración se sostiene con el apoyo del 81% de los electores de Juntos por el Cambio, pero además cuenta con la simpatía del 32% de los votantes del Frente de Todos y del 53% de los que optaron por terceras fuerzas en octubre de 2019”, remarcó el analista político.

Fuente: cronista.com

Compartí