Ajuste: Las provincias (insatisfechas) no quieren asumir el “costo político”

02/08/2018

Ajuste: Las provincias (insatisfechas) no quieren asumir el “costo político”

Los gobernadores rechazaron la primera oferta de ajuste en la reunión con Rogelio Frigerio y desde el Ejecutivo Nacional, les pidieron una contrapropuesta, que esperarán un largo tiempo, pues los gobernadores no pretenden definir un esquema que se les vuelva en contra. Al fin y al cabo, están casi convencidos de que no lograrán aprobar el presupuesto, y que terminarán sacándolo por decreto.

Después del “pacto fiscal”, las provincias que se sentaron junto al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, mucho más prudentes, rechazaron de lleno la propuesta de ajuste que les presentaron.

La “agresividad” del ajuste llegaba a postergar la devolución de la coparticipación y recortes sobre el Fondo Nacional de Incentivo Docente y las campañas de vacunación. Además, de la obra pública que Mauricio Macri y su equipo esperan compensar con el financiamiento privado del PPP.

El rechazo fue unánime, incluso por parte de aquellas que mantienen buen diálogo con la Rosada como son Salta, Neuquén, Chaco, Río Negro, Tierra del Fuego y Córdoba –según publica Urgente24-.

“Estamos dispuestos a hacer un esfuerzo, pero estas cuestiones generan impa cto directamente en la gente. El ajuste así no lo vamos a acompañar”, indicaron desde una provincia gobernada por el peronismo al sitio ‘La Política Online’.

La idea del Ejecutivo nacional es que sean los gobernadores los que elijan finalmente las categorías en las cuales ajustar.

De ahí que se les mostraron opciones de recortes por hasta $180.000 millones, de los cuales debían optar hasta llegar a los $100.000 millones acordados.

En tanto, la Nación recortará de programas propios $200.000 millones, para tratar de alcanzar el año que viene la pauta del 1,3% del PBI de déficit, acordada con el FMI.

Pero como la oferta inicial quedó desestimada, esperan la contra propuesta por parte de los ejecutivos provinciales.

“Preferimos que el costo político lo asuman ellos. Si nosotros elegimos donde ajustar, nos va a pasar como en el p acto fiscal. Yo no me imagino a ningún gobernador sentándose en esa foto. Por lo tanto, no creo que logren aprobar el presupuesto. Van a terminar sacándolo por decreto y reconduciendo el de 2018”, aseguró un alto funcionario provincial patagónico.

Así las cosas, es poco probable que los gobernadores definan algo.

En cuanto a la opción de trabajar en los ingresos, en vez de la reducción de gastos, esto es, subir los impuestos, lo cual afectaría seriamente otra de las promesas del “cambio”, y golpearía de lleno al sector privado, desde la cartera de Interior aseguraron que “hoy no lo podemos descartar”.

“Están en un punto de desesperación en el que no miden el costo político de nada y eso quedó demostrado con las asignaciones familiares de la Patagonia. Era algo insignificante en términos de gasto, pero con un impacto social enorme”, opinan desde el peronismo, donde consideran que el mayo r ajuste lo sufrirá la Patagonia al tener el menor peso en el padrón electoral.

A la par se avanzó con el traspaso de Edenor y Edesur para demostrar que las provincias le ganaron al menos a Buenos Aires.

Uno de los que encabezó ese reclamo fue el cordobés Juan Schiaretti, quien de todas maneras se mostró insatisfecho con la ofrenda de Macri.

Según ‘Diario Alfil’, el mandatario provincial la calificó de “correcta” pero no suficiente para corregir las inequidades denunciadas entre el interior y Buenos Aires:

“Además de transferir empresas que sólo prestan servicios públicos en Capital Federal y el conurbano bonaerense, Schiaretti pidió eliminar o igualar los subsidios al transporte y trasladar los gastos de los servicios de Justicia de Capital Federal que pagan todos los argentinos. Recién con ese combo en marcha, los gobernadores PJ leerán que Macri aten dió su planteo”.

Lo reconoció el ministro de Finanzas de la Provincia, Osvaldo Giordano, quien en sintonía con lo manifestado por el titular del Ejecutivo provincial, sostuvo que “institucionalmente, es correcto el traspaso” pero advirtió que debe ir acompañado de otras medidas para hablar de una real corrección de inequidades. “Es un paso, pero no es todo”, dijo en diálogo con el medio mencionado.

Mientras, el ala más dura del macrismo se queja por los planteos y condicionamientos puestos por los jefes del interior peronista para negociar el Presupuesto y le facturan no haberse movido con la misma energía de reclamo frente gobierno kirchnerista durante los últimos 12 años.

De hecho, ese mismo argumento recogió el intendente de la ciudad de Córdoba, Ramón Mestre, que se subió al tema y también sobre el traspaso.

“Durante 12 años planteamos que los servicios de Edenor y Edesur pasasen a Buenos Aires y CABA. Lo mismo con AySA. Y también con el traspaso de la Justicia Nacional en lo civil, comercial y laboral, que pagamos todos. Por supuesto que lo mismo con la equidad en los subsidios en el transporte. Era una fuerte señal de federalismo comenzar a debatir eso. Finalmente, hizo falta que llegase el gobierno de Cambiemos para empezar a hacerlo realidad”, disparó el radical.

Ayer, en efecto, Mestre mantuvo una reunión con el ministro del Interior de Macri, en su búsqueda por  exprimir al máximo sus contactos nacionales para apuntalar su aspiración provincial, pese a que Macri aún prefiere mostrarse ecuánime con los gestos que entrega a los socios cordobeses de Cambiemos.

Mestre eligió comunicar su reunión con el ministro Frigerio con una foto-epígrafe que subió a ‘Twitter’. “Conversamos en Olivos sobre diversos temas de interés para los vecinos de nuestra ciudad”, explicó en términos generalísimos. Según el diario cordobés, en efecto, el encuentro tuvo una etapa “operativa”, aunque también otra de contenido político.

“Si bien los proyectos de infraestructura habrían concentrado el grueso de la conversación, Mestre aprovechó el espacio para poner a Frigerio al corriente de la tensión en aumento entre los intendentes radicales que él lidera y el Ejecutivo provincial por fondos coparticipables. “El intendente no fue a pedir permiso, pero avisó que tensará la relación con el gobernador Juan Schiaretti”, resumió un funcionario mestrista paladar negro, quien agregó que Frigerio no agitó las banderas del diálogo o de la concordia institucional.

Probablemente, si hubiera sido otro el contexto, el presidente del Ente de Intendentes de la UCR hubiera emprendido el regreso a la ciudad con algún pedido de mesura. Es vox populi que a Macri lo desvelaba su relación con Schiaretti –su “amigo”- antes de la crisis. Ahora, la necesidad de consensos se impone, en especial, para lograr la reducción del déficit fiscal que deberá traducirse en el Presupuesto 2019. Pero el peronismo olfateó debilidad y el mandatario provincial ha sido muy crítico con la administración central en distintos frentes”.

Luego, Mestre aprovechó para abrir el seminario anual de empresarios de comercio con duras críticas al mandamás de Unión por Córdoba: “La actual presión fiscal es récord en la historia de la provincia de Córdoba. A los cordobeses nunca antes se les exigió pagar tantos impuestos. La presión fiscal de Córdoba es un 71% más elevada que la de Santa Fe y un 13% más elevada que la de Buenos Aires”, comparó el precandidato a gobernador de Cambiemos.

Compartí
Aparecen en esta nota:
#Ajuste#Frigerio#gobernadores