Ocho peligros para la inflación que viene

27/07/2018

Ocho peligros para la inflación que viene

Abunda la sospecha que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INdEC) está modificando la evolución de los precios minoristas. El rumor ya echó a correr y apunta, básicamente, a la confección del Índice Nacional de Precios al Consumidor. Pero, más allá de esto, que habrá que investigar en los días que vienen, es la 2° vez en 2 semanas que la consultora Economía & Regiones advierte sobre una inflación que superará en 2018 los supuestos pactados con el Fondo Monetario Internacional. Inflación es pobreza e inflación es conflicto social. Por lo tanto, no es un tema baladí.

Aquí algunas precisiones:

> “(…) entre 1941 y 2015 la inflación promedio anual (+148%) tendió a ser igual a la diferencia entre el ritmo de expansión de la base monetaria (+151%) promedio anual y la variación del PBI (+3,0%; en realidad un poco menos) promedio anual. (…) La inflación en el gobierno de Cambiemos es consecuencia de lo mismo de siempre. Con Cambiemos hay alta inflación porque el BCRA sigue emitiendo a un ritmo superior muy superior al ritmo que la demanda de dinero aumenta (…)”.

> “(…) Punta a punta, el BCRA de Cambiemos emitió base monetaria por +114% y la inflación ascendió a +110%, mientas que el EMAE (desestacionalizado) se contraería -1,2% punta a punta entre junio’18 y noviembre’15 (…)”.

> “(…) En este marco, para que la inflación baje es necesario que se achique la brecha entre la expansión monetaria y la variación de la demanda de dinero. Sin embargo, en 2018 sucede exactamente lo opuesto a lo que se necesita para que baje la inflación. En 2018 se agranda el desequilibrio monetario porque se continúa emitiendo aproximadamente al ritmo de siempre, pero con caída de demanda de dinero. No hay duda de que la actual caída de la demanda de dinero es récord. Los agentes económicos no quieren los pesos ni los activos nominados en pesos, y se refugian en el dólar. La suba de la tasa de interés (para evitar la fuga al dólar y sostener la demanda de dinero) está al límite del agotamiento. El dólar ha subido aun manteniendo la tasa de interés elevada en niveles récord. (…”).

> “En este marco, para bajar la inflación “en serio”, el BCRA puede y debe hacer una sola cosa: salir y comprar los pesos que sobran achicando la base monetaria en términos nominales, de manera de también achicar los agregados monetarios más amplios como M3 y M2.En este sentido, sería positivo que el BCRA renegociara esta posibilidad con el FMI.”

> “¿Dónde se ve que el actual desequilibrio monetario es récord? En que la devaluación 2018 es prácticamente el doble en comparación con las devaluaciones 2016 y 2014. El hecho que la actual devaluación sea el doble, pero su traslación efectiva a precios sea menos de la mitad de las devaluaciones 2016 y 2014 muestra que hay mucha inflación contenida “debajo de la alfombra” y que, si no se absorben los pesos que “sobran”, el riesgo de traspaso a precios y más devaluación son significativos –según publica Urgente 24-.

Las devaluaciones no se trasladan a precios cuando son resultado de un cambio de precios relativos. Por el contrario, se terminan trasladando significativamente a precios cuando son fruto de un desequilibrio monetario. La comparación regional pone en evidencia que la devaluación argentina de 2018 es mucho más consecuencia de nuestros desequilibrios monetarios que resultado de un cambio de precios relativos, ya que los restantes países prácticamente no han tenido devaluaciones significativas. (…).”

> “(…) De hecho, si la inflación del tercer trimestre 2018 es +2,9% promedio mensual, la inflación de septiembre’18 “salta” a +33% interanual, excediendo por +1 punto porcentual la meta de 32% pautada con el Fondo. Paralelamente, si la inflación de julio, agosto, septiembre y octubre se ubica en +2,4% promedio mensual, también se sobrepasa el límite de +32% interanual en octubre. Con una inflación (proyectada) de +2,8% en julio’18, se necesita que la inflación sea +2,0% todos los meses entre agosto y diciembre para que la inflación interanual toque +32% interanual en noviembre’18 y baje a +31,5% en diciembre’18. (…)”.

> “¿En este escenario, qué está haciendo el BCRA? Sigue expandiendo la oferta de base al ritmo de siempre, pero sube los requisitos mínimos de liquidez (RML). Esta suba de los RML cambia la composición de la base monetaria aumentando el peso de los encajes en detrimento del peso relativo del circulante. Desde nuestro análisis y teniendo en cuenta el desequilibrio monetario que enfrentamos, pensamos que intentar corregir nuestros problemas monetarios e inflacionarios con suba de encajes no sirve. (…)”.

> “En este escenario, si el BCRA no se vuelve contractivo “en serio” y no hace caer los agregados nominalmente, no debería sorprender que termine habiendo un significativo traslado a precios en 2018 y 2019; y así la inflación de la segunda mitad del gobierno de Cambiemos terminaría siendo más elevada que la inflación registrada en la primera mitad del mandato. Así, no se puede descartar por completo la probabilidad que la inflación en 2016/2019 termine siendo punta a punta más elevada que la inflación registrada en 2012/2015. (…)”.

Compartí
Aparecen en esta nota:
#Cambiemos#INDEC#inflación