Sturzenegger pronosticó una inflación anual del 5% para 2019

Federico Sturzenegger participó del 9° Foro de Economía y Negocios organizado en Rosario por la Fundación Libertad. En su disertación sobre las perspectivas monetarias y económicas no ocultó su optimismo por la marcha de su gestión y afirmó que el control de las tasas y la flotación cambiaria desaceleraron la inflación.

El economista tuvo a su cargo el cierre del Foro organizado por la Fundación Libertad que reunió a empresarios, productores agropecuarios y analistas que siguieron atentamente las mesas sobre inversión, contexto político y horizonte económico. Un auditorio amigable para el presidente del Banco Central aunque exigente, sobre todo en un escenario de incertidumbre.

Por ello, Sturzenegger insistió en destacar la buena orientación que tiene la política monetaria y los resultados positivos en la lucha contra la inflación y pronosticó que para fin de año el índice estará cercano a los 17 por ciento que había anticipado, pero que muchos ponen en dudas.

“En mayo, la evolución de los precios retomó el sendero descendente que habían mostrado en la segunda mitad del año anterior, con una variación mensual que fue del 1,3%, y que redundó en una inflación interanual de 24%”, explicó el economista quien aseguró que si en los próximos meses la inflación está acorde al uno por ciento, “nos encontraremos en niveles mensuales compatibles con el año venidero”.

A su vez, Sturzenegger consideró que para el 2019, Argentina podrá llegar con una inflación anual del 5%, cifras similares a las que hay en la región. “No es una trasnochada lo que digo, son metas que lograron la República de Israel, Nueva Zelanda, Chile o Perú”, aclaró para los menos optimistas.

En el mismo sentido, el funcionario reafirmó la estrategia monetarista para el control de la inflación y su impacto en los bolsillos ya que “al implementar un esquema de flotación cambiaria con inflación controlada, pierde peso esta relación entre el tipo de cambio y el nivel general de precios”.

“Cuando los países utilizan su política monetaria para mantener la inflación bajo control, los precios se estabilizan”, sostuvo.

Por otra parte, resaltó la importancia de contar con un esquema de tipo de cambio flotante para que “le brinde a nuestra economía la flexibilidad suficiente para responder ante eventos externos desfavorables”

“Imagínense lo que hubiese pasado con lo ocurrido en Brasil hace unas semanas, si nuestro tipo de cambio no hubiese tenido la capacidad de responder frente a un Real brasileño que se deprecia en términos reales 5, 6 ó 7%”.

“La flotación cambiaria nos facilitó sortear mejor no sólo este acontecimiento, sino también los shocks globales que representaron el Brexit y la elección del presidente Trump el año pasado, sin mayores sobresaltos” argumentó.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO