La Cuenca del Golfo San Jorge genera el 30% de la producción petrolera del país

En esta cuenca hay yacimientos maduros y de producción declinante, pero con aplicaciones de tecnologías de recuperación secundaria, conocimientos de fuerza laboral especializada y capital intensivo, mantiene niveles de producción aceptables desde hace más de 100 años y solo confinada a la extracción por decisiones extra-territorio.

Según un informe publicado en diario Jornada, en las postrimerías del 2017 el escenario petrolero se presenta con nuevos desafíos en un marco de incertidumbre y corresponde enmarcar el porqué de la trascendencia e impacto que en la provincia genera toda alteración en la actividad petrolera, cual es la importancia de la extractiva para Chubut.

En la cuenca del golfo San Jorge, se genera cerca del 30 por ciento del producto geográfico provincial y representa más el 30 por ciento de la producción total del país.

En esta cuenca hay yacimientos maduros y de producción declinante, pero con aplicaciones de tecnologías de recuperación secundaria, conocimientos de fuerza laboral especializada y capital intensivo, mantiene niveles de producción aceptables desde hace más de 100 años y solo confinada a la extracción por decisiones extra-territorio.

La producción petrolera anual total es de 57 millones de barriles. Hay reservas comprobadas de 18,3 años. La exportación es de más del 20 por ciento de la producción. Creó 10 mil puestos de trabajo directo y más de 15 indirectos de alta calidad técnica y en blanco, de gran impacto en las economías regionales y creó una industria metalmecánica y de servicios petroleros de complejidad y capacidad, reconocida a nivel internacional.

En concepto de retenciones a la exportación en el año 2014 el aporte a la Nación fue de 4.342 millones de pesos, lo que implica 8,529 por habitante. Así el aporte per cápita de Chubut fue el 50% mayor que la CABA y Santa Fe. 35 veces más que Córdoba; 16 veces más que Buenos Aires y 9 veces más que Santa Cruz.

Durante el período 2003/2014, los aportes, no coparticipables, sumaban 36 millones de pesos. Se trata de un recurso natural no renovable por lo que su tratamiento reviste importancia superlativa para el futuro económico de Chubut.

Baja de producción
La caída del nivel de producción viene asociada a un conjunto de factores que determinan un margen menos rentable en la explotación y la exploración de nuevos pozos. Las empresas ante altos costos operativos decidieron esperar hasta que las condiciones vuelvan a ser favorables.

Estas condiciones o factores externos se podrían resumir, con énfasis en su incidencia para el caso de Chubut en: baja de precios internacionales que rigen desde fines del 2014 cuando el barril cayó a menos de 50 dólares, siendo las estimaciones de amesetamiento entre los 45 y 55 dólares para los próximos 24 meses.

Precio interno
La reducción del denominado “barril criollo” impulsado por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, poniendo en marcha desde enero un modelo de transición para que el barril doméstico converja con el precio internacional.

Costos de producción que son inflexibles a la baja de precio del crudo, el precio promedio de un pozo nuevo oscila, para la cuenca, en alrededor de 1,7 millones de dólares y su amortización en el tiempo es más dura de recuperar por baja escala de producción.

Madurez de los campos
En yacimientos centenarios que siguen productivos, la curva de recupero de inversiones siempre es más lenta que en campos más jóvenes. El petróleo Escalante tiene la característica de pesado ideal para producción de fuel oil y asfaltos, pero penalizado con baja de precio por su mayor costo de traslado y refino.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO