La ataron y encerraron para robarle

El atraco se perpetró el domingo en una vivienda de Avenida Polonia al 2.300, y los autores serían integrantes de la banda liderada por “los Millapi”, informó la Policía. Dos sujetos sorprendieron a la dueña, la ataron y encerraron para llevarse dinero y otros objetos de valor. Minutos después regresaron para robar cosas del departamento de una inquilina.

La damnificada reconoció a uno de los presuntos autores porque vive frente a su casa y pertenece al clan de los Millapi. No es el único. Los delincuentes la maniataron y la encerraron y se llevaron dinero en efectivo, algunas alhajas y un celular. También se llevaron las llaves del portón de acceso, con las que volvieron a entrar, esta vez para robar en el departamento de la inquilina.

Según informó Diario Crónica, el violento hecho tuvo lugar el domingo, alrededor de las 10:30 de la mañana, en un domicilio ubicado en la avenida Polonia al 2.300. Según lo dicho por la propia damnificada, a esa hora golpearon a su puerta y cuando abrió la empujaron hacia adentro dos individuos, al menos uno de ellos armado. Le apuntaron y le arrebataron las llaves de un portón, que le arrojaron a un cómplice que esperaba afuera. La mujer dijo después a la Policía que reconoció a uno de ellos como integrante de la familia Millapi, que de hecho viven frente a su casa. Y a otro lo reconoció como de su grupo de pertenencia porque siempre está con los Millapi en su casa.

La víctima relató que revolvieron todo en busca de valores y se llevaron algunas alhajas, unos 1.000 pesos y un celular, dejándola maniatada y encerrada en una habitación.

Volvieron a robar a la inquilina

Cuando la mujer aún intentaba zafar de sus ataduras y encierro, escuchó que los delincuentes volvieron, esta vez entraron a la casa con la llave del portón que se habían llevado y pasaron hasta el fondo al departamento de la inquilina. La joven que alquila allí no estaba en ese momento. Los delincuentes entraron y se llevaron algunas cosas, pero en la tarde del domingo, aún la Policía no había podido ubicar a la inquilina para que efectúe la denuncia e informe qué cosas le faltaban.

Casi media hora después de que se fueron, la damnificada pudo zafar de su encierro y llamar a la Policía. Con los datos que aportó comenzó el trabajo de los efectivos de la Seccional Sexta que acudieron en principio al llamado, dándose intervención a la Brigada de Investigaciones.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO