El (des)empleo en los dos primeros años de Macri

La puerta de ingreso a un trabajo registrado en el sector privado hoy en la Argentina es, principalmente, una oficina, una obra en construcción, empresas de servicios personales o de venta de bienes y servicios. Estos empleos de media o baja calificación explicaron el 55% de los 1,9 millones de las nuevas incorporaciones que se generaron en el primer trimestre de 2017, de acuerdo a datos del Ministerio de Trabajo.

Sin embargo, entrar en el mercado de trabajo formal no es garantía de continuidad. De hecho, en materia de empleo privado registrado sin contar cuentapropistas, el país está por debajo de los niveles de diciembre de 2015: desde ese momento hasta octubre de este año (último dato disponible) se destruyeron 7792 puestos de trabajo, principalmente en la industria manufacturera.

Estos datos surgen del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), la serie más completa de empleo registrado del país. Si se analiza la evolución global, esto es, cuál fue la registración de trabajadores en los dos primeros años de gestión de Mauricio Macri (sin tener en cuenta si es cuentapropista, trabaja en relación de dependencia en el sector público o privado), el resultado es positivo: hay 263.385 nuevos puestos más (netos) de trabajo respecto de diciembre de 2015.

Del total de nuevos empleos desde diciembre de 2015 hasta octubre de 2017, las ocupaciones principales que más incorporaron trabajadores fueron monotributistas (40,65%), monotributistas sociales (27,55%), asalariados públicos (24,15%) y asalariados de casas particulares (7,64%). Al igual que con los trabajadores del sector privado, ocupación para la que todavía no se recupera el nivel de 2015, los trabajadores autónomos también cayeron, ya que son 13.982 menos que al momento del cambio de Gobierno.

Un dato particularmente llamativo es el aumento de monotributistas que, como se mencionó, explican el 40,65% de los nuevos puestos de trabajo registrados creados durante la gestión de Cambiemos: son 113.075 personas dadas de alta bajo esta modalidad.

José Anchorena, subsecretario de Estadísticas, Estudios y Políticas Laborales del Ministerio de Trabajo, le explicó a este medio en varias oportunidades que no lo consideran empleo precario y que el aumento se debió a un mayor incentivo para los monotributistas ya que pueden ser beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo.

Un dato interesante es la composición de los aportantes al régimen de monotributo: según cálculos de la AFIP, el 80% de quienes aportan a este régimen pertenecen a las categorías más bajas, que son la A, B y C, trabajadores que declaran ingresos de entre $ 7000 y $ 14.000 mensuales.

 

 

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO