El aumento de la luz provocó una fuerte caída en el consumo industrial

El consumo eléctrico industrial en la Ciudad de Buenos Aires cayó 3,6 por ciento en marzo respecto de igual mes del año pasado, según el Centro de Estudios de Servicios Públicos y Privados (Cespup). La baja es un reflejo del menor nivel de actividad en distintos rubros, en particular de producción para el consumo masivo. Los segmentos más afectados en el cotejo interanual fueron prendas de vestir, con un retroceso en el consumo eléctrico de 26,3 por ciento; textil, con -19,2 por ciento, y papel e imprenta, con -14,3. El informe destaca que el consumo del primer trimestre se ubica por debajo de las cifras para igual período de los últimos tres años.

El Cespup difundió el índice de consumo de energía industrial consolidado de la Dirección General de Estadísticas y Censos del Gobierno porteño. Para los datos trimestrales el informe entrega cuadros comparativos y no las cifras absolutas, en las que se refleja que el consumo del primer trimestre es inferior a los registros hasta 2014 inclusive. “La mayoría de las actividades industriales tuvieron una variación general negativa del índice de consumo de energía eléctrica en el primer trimestre respecto al mismo período del año anterior. Únicamente tuvieron una variación positiva medicamentos de uso humano, resto de productos químicos y otras industrias”, explica.

En el cotejo interanual por tipo de industria, las bajas se registraron en marzo en prendas de vestir (-26,3 por ciento), textiles (-19,2), actividades que aglutinan a papel e imprenta (-14,3), metales y derivados (-11,6) y químicos, caucho y plásticos (-2,7). Incrementaron el uso eléctrico las actividades aglutinadas en el rubro otras industrias manufactureras (21,1 por ciento), medicamentos de uso humano (1,3) y Alimentos, Tabaco y Bebidas (0,9).

Más allá del resultado de marzo, en el trimestre el comportamiento fue negativo para la mayoría de las actividades industriales respecto de igual mes de 2016:

-Alimentos, bebidas y tabaco. La variación del índice para ese segmento arrojó en enero un retroceso de 7,2 por ciento interanual y en febrero de 13 por ciento. De esta manera, la suba de 0,9 por ciento en marzo no logró compensar la baja.

-Textil. Para esta industria se registraron disminuciones en todos los meses del trimestre. En enero el rojo fue de 13,2 por ciento y en febrero, de 17,3 por ciento, a lo que se suma el -19,2 de marzo.

-Prendas de vestir. Es una de las actividades más afectadas por el ingreso de importados, lo que se refleja en una menor producción y utilización de energía. En enero el sector retrajo un 33 por ciento el uso de electricidad, mientras que en febrero la redujo un 30,4 por ciento. Se suma el 26,3 por ciento de marzo.

-Papel e Imprenta. El consumo se retrajo 10,2 por ciento en enero en términos interanual, de un 11 por ciento en febrero y de 14,3 en marzo.

-Medicamentos de uso humano. Para este segmento el resultado del consumo fue parcialmente positivo. Los meses positivos fueron enero (9,6 por ciento) y marzo (1,3). En contraposición, en febrero el consumo disminuyó en un 5,1 por ciento.

-Resto de químicos, caucho y plástico. El consumo en las actividades de este rubro en enero aumentó un 12,3 por ciento, pero bajó en febrero (-4,7 por ciento) y marzo (-2,7 por ciento).

-Maquinaria y equipo. En este rubro se incluye también a automotores. El consumo de energía eléctrica de este segmento cayó 9,1 por ciento en enero y disminuyó 1,3 en febrero. La única mejora fue la de marzo, con apenas 1,5 por ciento.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO