Descendió Aldosivi: Zafaron Olimpo, Huracán y Temperley

El equipo bahiense le ganó 3 a 0 al Tiburón marplatense, mantuvo la categoría y lo mandó a la B Nacional. Coniglio, de un doblete, y Cabalucci metieron los goles del Aurinegro, en un partido que estuvo suspendido por corte de luz. Los marplatenses apenas aguantaron dos años y medio en la elite. El Globo empató 0-0 con Belgrano en el Ducó y Temperley igualó también sin goles con Vélez Sársfield, como visitante.

Olimpo lo consiguió, después de luchar todo el campeonato, en la última fecha concretó su objetivo de mantenerse en Primera. El contundente 3 a 0 ante Aldosivi le dio el tremendo alivio al Aurinegro, al tiempo que enterró la ilusión del Tiburón por mantenerse en la categoría. Insólitamente, el equipo marplatense había estado fuera de la zona roja hasta la anteúltima fecha, pero pagó el costo de aquellas siete derrotas consecutivas y fundamentalmente de su falta de gol, apenas 15 en 30 fechas, un déficit ratificado en su despedida de la máxima categoría.

La permanencia de Olimpo tuvo figuras muy claras. La principal fue Coniglio, autor de dos goles consecutivos en el primer tiempo, en el que contó con la complicidad de fallas groseras de Aldosivi, por Galván y Alegre. Así, de golpe, en contraataques contundentes, el Aurinegro sintió que tenía asegurada la categoría, mientras que los marplatenses, con esfuerzo, amor propio y mucho espíritu, y por momentos soportando las amenazas de su hinchada, fueron para adelante pero chocaron con su impotencia y con un seguro Gabbarini, otro punto alto de los bahienses.

Una definición de lo que fue el partido: Aldosivi tuvo 35 remates al arco y Olimpo, siete. Pero los de Bahía fueron contundentes.

Para Olimpo la continuidad en Primera estaba garantizada y en Aldosivi sólo soñaban con un gol de Vélez que provocara un desempate con Temperley. Esperó un favor de terceros cuando durante buena parte de la temporada no hizo los deberes mínimos.

El equipo de Sciacqua liquidó todo con otra contra, esta vez con golazo de Cabalucci. Un corte de luz alargó la agonía marplatense. Hubo un parate de más de media hora, tiempo en el que se concretó el empate del Gasolero en Liniers y para los jugadores de Perazzo fue una tortura salir a jugar lo que quedaba por una utopía de meter tres goles.  ´

Una situación especial vivió Campodónico: el veterano arquero jugó por Vega, quien había acumulado groseros errores en las derrotas frente a Boca y River. Es fanático del Temperley, su ex equipo, y hasta tiene un tatuaje del Gasolero. Este lunes recuperó la titularidad y su objetivo de salvar al Tiburón estaba en colisión con lo del Celeste.

Conmovió el dolor de los marplatenses al final. La sensación es que a Aldosivi le va a costar mucho reintegrarse a la Primera División. Delirios como el torneo de 30 equipos no pueden repetirse, lo que anula cualquier chance de otro escenario de ascensos masivos como el del 2014.

Un aplauso para Olimpo. Porque jugó con la personalidad suficiente para mantenerse en Primera. Y porque sobre el final varios de sus jugadores fueron a consolar los llantos de los jugadores del Tiburón.

Huracán de sufrimientos

En Parque de los Patricios, al local le alcanzó con un empate ante el Pirata para seguir en la A. El Globo, a pesar de los nervios,  jugó mejor y estuvo cerca de ganarlo pero sufrió con su karma en el torneo: la falta de gol. El triunfo de Olimpo ya le permitía incluso perder.

Huracán sigue en Primera y esa, en definitiva, era la noticia que esperaban los hinchas del Globo. El empate con Belgrano le aseguraba no depender de nadie aunque la tranquilidad la daba el triunfo de Olimpo sobre Aldosivi en otra cancha. Lo cierto es que el equipo de Azconzábal sufrió lo mismo que sufrió todo el campeonato: la falta de ideas para concluir una buena jugada en gol.

Y esa necesidad de general mil oportunidades para recién llegar a un gol no dejó de aparecer en Parque Patricios. Belgrano, también de muy pobre campaña, sabía que tendría un rival a puro nervio. Tanto nervios que el cierre de la gente fue con un “que se vayan todos, que no quede ni uno solo…”.

Romero Gamarra y Mariano González eran la esperanza de juego asociado. Y tuvieron momentos en los cuales la conexión entre ellos parecía despertar buenas jugadas. La falta de profundidad, tanto en Briasco como en Pussetto se repitieron. Para entender de qué se habla sólo hay que ver estos números: Huracán cerró el torneo con 23 tantos, apenas dos goles más que los que convirtió Darío Benedetto.

Mancinelli y Nervo sostenían atrás un equipo que no debió casi preocuparse por un Belgrano lleno de pibes, débil de ideas y con un buen arquero, Acosta, que tapó las tres llegadas más o menos claras de Huracán. Borrón y cuenta nueva para el Globo hasta ahí nomás. Sigue en Primera sabiendo que se queda con un promedio que deberá engordar significativamente para no sufrir tanto.

Alivio Gasolero

Vélez y Temperley igualaron 0-0 y, con la derrota de Aldosivi, el Celeste continúa en la máxima división del fútbol argentino.

“El Celeste es de Primera, de Primera no se va”. Gritos, alegría. Gran desahogo gran para Temperley, que logró el gran objetivo de continuar en la máxima categoría por un año más. Empató 0-0 con Vélez en la última fecha y, con la derrota de Aldosivi, le bastó para abrochar la permanencia.

En un partido opaco y deslucido, se vio algo medianamente interesante en el segundo tiempo, con algunos acercamientos de Vélez. Tibios, claro, sin tanta profundidad. Temperley se sintió a gusto con el punto y lo defendió bien, sin arriesgar demasiado y tratando de ser cuidadoso a la hora de defender.

Con este resultado, el Fortín y Temperley terminaron el torneo con 37 puntos y deberán sumar en lo que viene para no sufrir con el promedio.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO