Comenzó a debatirse el futuro de la OPEP

El 22 de Septiembre se realizará en Viena (Austria) un encuentro para renovar o no el acuerdo de recorte de la producción ya renovado en diciembre 2016. Por estas horas sucede en Astaná, la capital de Kazajistán, una cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC, por sus siglas en inglés) hasta donde han llegado países productores de petróleo tanto de OPEP como no OPEP.

En Astaná transcurre la reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (Organisation of Islamic Cooperation, OIC), que agrupa a los estados de confesión musulmana, creado en 1969 durante la Conferencia de Rabat, con sede permanente jnto al mar Rojo, en Yeda, Arabia Saudí.

La OPEP y otros productores liderados por Rusia tienen un acuerdo de reducción de producción de petróleo que va hasta fines de marzo de 2018. Un comité de la OPEP y de países fuera del grupo recomendó extender ese acuerdo por más tiempo, si fuera necesario, para equilibrar al mercado y apuntalar los precios.

La OPEP y otros grandes productores incluyendo a Rusia acordaron a fines del año pasado reducir su producción combinada de petróleo en casi 1,8 millón de barriles por día (bpd) para ayudar a reequilibrar al mercado ante precios más bajos del crudo.

OPEP
El petróleo es el recurso natural más importante de los países industrializados. Del hidrocarburo dependen las fábricas, vehículos, fertilizantes agrícolas, objetos y juguetes de plástico, cosméticos, detergentes, ropa de nylon y hasta los chicles. Empresas y científicos invierten millones cada día en descubrir y desarrollar alternativas al “oro negro”.

La OPEP es el banco central del mercado petrolero, controla el 45% de la producción mundial y el 80% de las reservas, además de manejar el 35% de las exportaciones de natural.

El principal objetivo de la Organización es coordinar y unificar las políticas petroleras entre los miembros, fijando precios estables. Por un tiempo, funcionó a la perfección: el mundo se preocupaba ante cada reunión de la OPEP, ya que sus decisiones impactaban fuertemente en la economía de los países, principalmente, desarrollados. Fue un punto crítico el embargo de 1973, cuando decidieron no exportar más petróleo a países que hubie sen apoyado a Israel durante la guerra de Yom Kipur: USA, Reino Unido y Francia.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO