Arcioni visitó obra del mural para ciegos y disminuidos visuales

El vicegobernador visitó este martes el Centro de Ciegos y Amblíopes “Luis Braille” de Comodoro Rivadavia donde se trabaja en la construcción del primer mural inclusivo. El proyecto podría inaugurarse a mediados del mes de octubre cuando se conmemore el Día Mundial del Bastón Blanco.

Arcioni compartió actividades con talleristas, se interiorizó sobre los distintos talleres en los que se capacita a no videntes y personas con visibilidad reducida y destacó la tarea profesional de quienes tienen a su cargo la institución.

“Es importantísimo el trabajo que se realiza en éste establecimiento. Nos contaron detalles de su mural, que será el primero en la región, realizado por personas con visibilidad reducida y que pretende dejar un mensaje integrador. Ellos se encargaron de bosquejarlo y ya están abocados a inaugurarlo en el mes de octubre”, resaltó el vicegobernador durante su visita.

Viviana Ingram, a cargo de la Dirección, remarcó la necesidad de desarrollar inquietudes artísticas entre quienes asisten al Centro. “Teníamos un espacio interno para mejorar y surgió la inquietud de un mural. Lo hablamos, surgieron ideas e aportes; conseguimos gran parte de los materiales en donación y ahora estamos abocados a darle forma”, explicó.

Los ceramistas Oscar Bóscaro, Virginia Nahuelanca y Bárbara Stassi trabajan con jóvenes y adultos no videntes, parte de los componentes que estarán incluidos en la obra, caracterizada por los relieves, las texturas y también por la aplicación de colores. “Sabemos que hay algunos murales realizados en el norte del país pero éste sería el primero en la Provincia. La idea es que puedan sentirse incluidos tanto los ciegos como los disminuidos visuales. Todos son parte y trabajan para que en el espacio figuren sus nombres en Braille; sus manos en cerámica y alguna frase que los identifique”.

En el diseño original se tuvo en cuenta símbolos tales como el bastón blanco, el sol, el mar y el Chenque como componente de la geografía local. “La idea es que sirva para “Mirar y tocar” y que sea una manera de expresarse, sintiéndose parte de un proyecto, con pertenencia”, destacó Ingram quien está a cargo del Centro, dependiente del Ministerio de Familia de la Provincia.

A diario asisten al “Luis Braille” entre diez y quince personas, participando de distintas actividades de ayuda y concientización; compartiendo además el desayuno y el almuerzo que el Centro les ofrece. “Varía la cantidad de asistentes. Acá se les brinda acompañamiento y conocimiento respecto a cómo desenvolverse en la vida diaria además de distintos talleres específicos. Por lo general, la persona no vidente tiende a quedarse en su casa, a no salir y nosotros lo alentamos a que realice actividades”.

En el Centro se enseña Guitarra; Lectoescritura en sistema Braille; Técnicas en comunicación; Computación, Manualidades, Artesanías; Orientación y movilidad y Actividades de la vida diaria entre otros aportes relacionados a la rehabilitación y reinserción de las personas ciegas o con dificultades de visión.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO