Alerta entre los estatales por un informe que promueve cesantías

Con los estatales en alerta por la amenaza de nuevos despidos, se filtró un borrador del plan de “dotaciones óptimas” del Ministerio de Modernización que prevé el despido de 19 mil trabajadores de la administración pública nacional.

El informe detalla cuántos empleados son considerados “sobrantes”, lugar por lugar, y propone las consiguientes “adecuaciones” de personal. En el ministerio de Andrés Ibarra dijeron desconocer el informe y buscaron bajar el tono del alerta. “No reconocemos el documento”, aseguró un vocero ante la consulta de Página 12. Sin embargo, en ATE-Capital ratificaron que las auditorías se hicieron y algunos de los datos que contiene –como en el caso del achicamiento de personal previsto para el INTA– coincide con lo que denunciaron días atrás las autoridades del organismo.

El borrador, que tiene fecha de septiembre, detalla que hasta ese momento se habían relevado mil reparticiones públicas sobre un total de mil quinientas. El “sobrante” de trabajadores para llegar a dotaciones óptimas fue estimado en 19.119 personas.

Siempre según este documento, el objetivo es reducir la cantidad de trabajadores del Estado nacional en un 15%.

Los recortes más fuertes son propuestos en la Anses (la planilla sostiene que hay que “adecuarlo” para que quede con 2310 trabajadores menos) en el Ministerio de Producción (para el que recomienda el despido de 1103 personas), la Secretaría de Agroindustria (922), y los ministerios de Desarrollo Social, Salud, Trabajo, Cultura, Interior y Energía (con “sobrantes” de 400 y 800 personas cada uno, según el caso).

Otros lugares en los que se intentará achicar las plantas son el PAMI (figura con un “excedente” de tres mil trabajadores), el Hospital Posadas, Acumar, Migraciones, el Indec y el Senasa.

El plan de achicamiento de personal para el INTA es de 1057 empleados y de 707 trabajadores para el Ente Nacional de Comunicaciones.

Aunque Modernización no reconoce este documento como propio, el gremio de estatales ATE-Capital ratificó que los informes de “dotaciones óptimas” se hicieron. El sindicato denunció que en los últimos seis meses consultoras contratadas por el ministerio trabajaron en las oficinas de personal de los ministerios y secretarías para elaborar estas auditorías. “No evaluaron a los trabajadores, sino que hicieron una definición de las funciones y la dotación que creen necesaria para cada lugar”, planteó Daniel Catalano.

El titular de ATE Capital dijo en este marco que “los despidos que planifica el ministro Andrés Ibarra son una medida discrecional y violenta”, ya que la gestión de Cambiemos comenzó por desfinanciar a sectores del Estado “estratégicos, vinculados a políticas públicas inclusivas y subejecutó sus presupuestos, para ahora pasar a reducir su planta de trabajadores”.

“Reducen al Estado que trabaja con los que más lo necesitan, pero crean nuevas áreas y cargos gerenciales de lo más insólitos, con sueldos groseros. Además, despidieron más de 12 mil trabajadores con sueldos medios y bajos, pero contrataron más de 15 mil con sueldos exorbitantes, fuera de cualquier escala, propios de sus estructuras políticas y para pagar favores”, agregó.

En los gremios se preparan para un verano duro. A fin de año vencen los contratos de miles de estatales que pueden ser echados sin necesidad de un telegrama, con la mera decisión administrativa de no renovarles su continuidad laboral. Como sucedió en 2016, luego seguirían los despidos. En algunas reparticiones, como la Anses, ya tienen el antecedente de estar recibiendo telegramas de cesantía sin justa causa. En otras, como el INTA, hubo reuniones en que Modernización comunicó a las autoridades la “necesidad” de achicar el personal en base a uno de estos informes de “dotaciones óptimas”. Los directores del organismo se quejaron de que la auditoría había sido realizada visitando apenas tres delegaciones y la sede central, cuando el INTA hace un trabajo extenso en el territorio asistiendo a productores rurales. Hicieron una contrapropuesta para que la auditoría se vuelva a hacer visitando las delegaciones para tener una idea del trabajo real, pero no tuvieron respuesta.

En Modernización ayer estaban al tanto de que el informe circulaba en los medios de comunicación, pero negaron su autoría. “Tenemos un plan de dotaciones hace más de dos años, y vamos a seguir con su análisis para tener una dimensión real del Estado”, respondieron en el ministerio ante la consulta sobre el punto. En cuanto a la preparación de despidos, la respuesta fue más ambigua: “No hay previstos despidos masivos. Lo único que decimos es que vamos a ser inflexibles cuando no se cumpla con los horarios de trabajo”. Sobre cuáles podrían ser entonces sus alcances, el consultado dijo que no tiene sustento “hablar de despidos masivos, ni de otra ola de despidos como la de 2016”, cuando Mauricio Macri ordenó revisar todos los contratos firmados en los tres años anteriores.

Sin embargo, fue el propio Presidente el que esta semana volvió a ordenar a sus ministros “analizar sus estructuras” para dar ejemplo de “austeridad”. El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, anticipó que el Gobierno “no descarta nuevos despidos” como parte de una “política de saneamiento”. Y el de Trabajo, Jorge Triaca, confirmó que el Gobierno va a avanzar en la “optimización de la estructura política del Estado nacional”, el eufemismo 2017 para los despidos en la administración pública.

Compartir.

DEJA TU COMENTARIO